¿Qué estás haciendo para cambiar lo que no te gusta?

Algo que llama mucho la atención es la cantidad de personas que se quejan de las circunstancias por las que están atravesando. Parece que no logran comprender que sólo son “circunstancias” y ven tales circunstancias como cosas definitivas que no podrán cambiar. También puede ser que esas personas disfrutan de la fatalidad y del sufrimiento.

En algún lugar leí que “preocuparse es como estar en una silla mecedora; es divertido pero no te lleva a ninguna parte”.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Ves el vaso medio vacío?
  • ¿Ves el vaso medio lleno?
  • ¿No logras ver ningún vaso?
  • ¿Qué tal si traes tu propio vaso y lo llenas cada día?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *