Leyendo en la oficina…

Este post es una adaptación de “Reading at work” del blog de Seth Godin.

En muchas organizaciones existe la creencia de que no importa que sus colaboradores usen buena parte de su tiempo en reuniones; en muchos casos, esas reuniones no contribuyen a la productividad de esas personas y eso afecta, en última instancia, la productividad de toda la empresa.

¿Qué sucedería si uno de los supervisores de la empresa ve que uno de sus colaboradores está leyendo un libro durante el horario de trabajo? En muchos casos, se señalará a esa persona como alguien que está haciendo cosas que no están en su descripción de cargo; pero, ¿y si ese libro le ayuda a ese colaborador a mejorar su perspectiva del negocio, su productividad o su contribución a la empresa?

¿Qué sucedería si, en lugar de fomentar la “reunionitis“, se fomentan grupos de lectura y estudio?

Por cierto, ¿cuáles serían los libros que nos recomendarías?

Zona de aprendizaje versus zona de confort

“No podemos convertirnos en lo que queremos ser, permaneciendo en lo que somos en la actualidad”. -Max DePree

 

Virginio Gallardo compartió este interesante gráfico en su perfil de Twitter:

Según este gráfico, el 80% de las personas viven en la zona de confort:

  • Están por estar
  • Libre de riesgos
  • Excusas
  • Jugando a ganador
  • Ser como todos los demás
  • Miedo
  • Mediocridad

Por otra parte, el 20% de las personas viven en la zona de aprendizaje:

  • Viviendo sin límites
  • Explorando nuevas cosas
  • Oportunidades
  • Cosas que conllevan riesgo
  • Cosas que nunca han hecho
  • Coraje
  • Cosas que son difíciles
  • Cosas que da miedo hacer
  • Abundancia
  • Perseguir los sueños
  • Tomando acción en contra del miedo
  • Sueños

¿En cuál de las dos zonas estás?

Propósitos de año nuevo

Propósitos de Año Nuevo

Fernando Sánchez Arias

Los sueños se hacen realidad cuando tenemos la convicción interna para guiarnos, la pasión para emocionarnos y la disciplina para ejecutar las acciones precisas. Takumi

Al culminar un año y a pocos días de iniciar el otro, muchas son las emociones y muchos los pensamientos que experimentamos. El Alfa y el Omega siempre son momentos claves para la reflexión, para la Autoevaluación, para la observación de lo que aconteció y la preparación para lo que deseamos suceda en el futuro.

Es por ello, que he querido compartir contigo, selecto lector, estas ideas que he extraído del libro “Don’t sweat the small stuff…and it’s all small stuff” (Hyperion) de Richard Carlson, Ph. D., de aprendizajes de mi permanencia en Japón y de conversaciones con mis senseis de Tai Chi Chuan en Nagoya. Son simples pero poderosas y confío en que sean de ayuda para tu visión del próximo año.

REFLEXIÓN (Hansei)

Uno de los aspectos más importantes a la hora de prepararnos para un nuevo año es dar un vistazo a lo que sucedió. Para ello he encontrado relevantes estas preguntas:

1.   ¿Qué alcancé en relación a lo que establecí como mis metas en diciembre de 2016?

2.   ¿Qué dejé de hacer?

3.   ¿Qué logré que no estaba planificado?

4.   ¿Qué cambió en mi manera de pensar?

5.   ¿Qué se modificó en mi manera de expresar mis sentimientos?

6.   ¿Cómo se transformó mi conducta?

7.   ¿Qué personas fueron claves para mi vida interior/espiritual/emocional este año?

8.   ¿Qué personas contribuyeron a mis logros materiales/profesionales este año?

9.   ¿Cuáles son las tres cosas que más me gustaron de este año?

10. ¿Qué cosas/acciones/personas/condiciones me ayudaron a lograr esto?

11. ¿Cómo puedo mantener el ritmo interno para repetir logros similares?

12. ¿Cuáles fueron los tres momentos más difíciles?

13. ¿Qué cosas/acciones/personas/condiciones generaron estos momentos difíciles?

14. ¿Qué puedo cambiar en mí para evitar que estos momentos se repitan?

15. ¿Cómo estuvo mi balance intelectual-emocional-físico-espiritual-material?

16. ¿Dónde estuve más fuerte y dónde más débil?

17. ¿Dónde deseo concentrarme este año para lograr equilibrio?

Es muy importante que al realizar estas preguntas las hagamos con una actitud positiva y proactiva, celebrando los aspectos fuertes y visualizando los fracasos como oportunidades de aprendizaje, los errores como oportunidades de mejora y los problemas como oportunidades de éxito. Es clave el tomar conciencia de que estamos en un proceso donde nada es definitivo, donde el pasado no es garantía del presente y mucho menos del futuro. Uno de mis maestros de Tai Chi me comentaba con sus sabias palabras lo que mucho hemos leído en la literatura Zen: “Cuando te estoy hablando, mis palabras son parte del pasado”, “sólo puedes actuar en tu aquí y ahora…concéntrate en cada inspiración y en cada exhalación que realizas, así podrás pensar, sentir y actuar en la dimensión cierta para cambiar lo que quieras”.

De manera que, sea en tu vida personal, en tu familia, en los negocios o en tu vida social y comunitaria, piensa, siente y actúa con plena convicción de que todo puede mejorar con tus elecciones, con tus decisiones, por lo que es determinante el dar ese vistazo al pasado para saber el cómo actuar en el presente, visualizando un año nuevo pleno y abundante.

Antes de pasar a los propósitos de año nuevo, es prudente actuar sobre lo siguiente:

  • Agradecimiento: agradece a aquellos que te ayudaron con una nota, una tarjeta, un obsequio material o espiritual, una llamada; sé creativo.
  • Amor: expresa verbal y físicamente el más hermoso sentimiento que existe en la humanidad, di textualmente “te amo”, “te quiero”, “te admiro”, a los seres que te rodean en cualquiera de los ambientes donde actúas.
  • Compasión: hay gente que materialmente no posee las condiciones para vivir una Navidad y una Noche de Año Nuevo con alegría y visión próspera. De nada sirve la lástima o la pena. En cambio, como afirma el doctor Carlson, la compasión nos hace actuar con iniciativa y amor para aportar algo a otro ser vivo. Además, al hacerlo en forma anónima, nos ayuda a elevar nuestro espíritu.
  • Perdón: al perdonarnos por las metidas de pata y las pérdidas de cabeza de este año, conjuntamente con el perdonar a aquellas personas por las cosas que creemos nos hicieron, limpiamos nuestro interior y dejamos atrás el lastre que significa tener enganchadas a nuestra cintura todas las personas y situaciones ligadas a la tristeza, el dolor, miedo y fracaso. Cuando nos perdonamos, expresamos perdón y perdonamos, nos liberamos y liberamos a los otros…una excelente forma de iniciar un año.

VISIÓN 2018

Una de las mejores formas de crear los propósitos de año nuevo es tomar unos marcadores o creyones de colores y en una hoja blanca dibujar en el centro un símbolo que nos represente (retrato, un vegetal, un mineral, un animal o cualquier objeto). Debajo o alrededor de esta figura, escribe tu nombre bien resaltado y el texto: “Visión 2018”. Partiendo de esta figura central, dibuja unas ramas o líneas gruesas, una de cada color para cada una de las dimensiones siguientes:

1. Claves: escribe aquí cuáles son los principios o valores que van a guiarte durante este nuevo año. Por ejemplo: amor, calidad y humildad pueden ser los valores de un hombre de negocios que desea amar más y mejor a su gente en la casa y la empresa; desea generar todas sus acciones cumpliendo y excediendo sus estándares y los de sus clientes internos/externos; y espera actuar con humildad para controlar su ego en su interactuar diario.

2. Intelectual: escribe aquí todas tus metas relacionadas con el desarrollo de tu intelecto. Ejemplos: escribir un libro, hacer un doctorado, hacer un curso de filosofía, diseñar un taller de finanzas, conversar mensualmente con una persona interesante, leer libros o revistas con una frecuencia determinada.

3. Emocional: escribe aquí lo referente a tus deseos emocionales. Ejemplos: pasar más y mejor tiempo con mi esposa, levantarme más temprano y jugar con mis hijos en la cama antes de levantarlos para ir al colegio, realizar una reunión de toda la familia en una hacienda, hacer una reunión de ex-alumnos de bachillerato o aprender a expresar mejor mis sentimientos con inteligencia emocional.

4. Físico: escribe qué cosas deseas obtener en la dimensión física, como por ejemplo: reducir la barriguita, dejar de comer carne roja, dejar de fumar, practicar Tai Chi Chuan o Aikido, caminar o correr todas las mañanas con un amigo, hacerse el chequeo médico que está pendiente desde hace tres años.

5. Espiritual: en esta dimensión se registran las acciones para elevar o mejorar nuestro espíritu, sin distingo de fe o creencias. Ejemplos: meditar u orar todos los días, asistir a un retiro espiritual solo o con la familia, perdonar a fulanito, expresarle perdón a menganita, apadrinar a un niño de la calle y ser su coach personal, entre otros.

6. Material: en esta rama escribe las cosas materiales como dinero (cantidad y frecuencia), artículos personales, equipos electrónicos, casa, carro, libros, etc.

7. Locuras: esta dimensión es para escribir los sueños o deseos más locos que tengas y que puedan dar aliciente a tu año. Ejemplos: saltar en bengi, volar en parapente, bucear en alguna isla del Mar Caribe, nadar con delfines, ir al Amazonas, pintar un graffiti ecológico con los niños del colegio de tus hijos, y cualquier cosa que se te ocurra.

8. Fortalezas: las tres cosas o aspectos más fuertes que debes mantener para alcanzar lo que anhelas.

9. Oportunidades de mejora (ODMs): los tres aspectos que debes cambiar o de lo contrario generarás conflictos o momentos difíciles innecesarios.

10. Gracias: esta rama la dejarás en blanco e irás escribiendo el nombre, teléfono o e-mail de cada persona a la que debas agradecerle algo durante el 2017.

Añade gráficos, dibujos, fotos, recortes de revistas o periódicos a cada una de las metas en cada una de las ramas y saca cinco (5) fotocopias a colores de este mapa Visión 2018 y pégalas en tu closet, espejo del baño, escritorio, tablero del carro y reduce una para tu agenda. Revísalas diariamente y ve marcando con un resaltador las que vayas logrando. Será una gran ayuda práctica para un inicio y desarrollo fluido del año.

Al despedirme, quiero dejar contigo unas sugerencias que el doctor Carlson comparte en su bestseller, el cual estuvo en los primeros puestos del New York Times y es muy agradable de leer. Espero que sean un ingrediente activo para cocinar un 2018 cargado de salud, alegría, aprendizaje, prosperidad y amor. Aquí tienes estas sugerencias:

  • Evita que la perfección arruine la excelencia.
  • Elimina la idea de que personas tranquilas y relajadas no alcanzan el éxito.
  • No interrumpas a los demás para terminar sus oraciones.
  • Haz algo agradable para una persona sin que se dé cuenta que eres tú.
  • Mira a través del comportamiento y descubre la intención e inocencia de las personas.
  • Observa la vida como una prueba y no como algo definitivo.
  • Reconoce a los demás y muérdete la lengua cuando vayas a alardear de ti mismo.
  • Elimina tus limitaciones evitando justificarlas o excusarte por ellas.

Con esta contribución esperamos garantizar un año que esté lleno de gente alineada internamente y orientada a un equilibrio familiar, profesional y ciudadano. Más gente creando, más gente liderando, más gente construyendo, más gente transformando, más gente sintiendo…más gente siendo.

Akemashite Omedetó Gozamaizu!

¡Feliz Año Nuevo!

Lecciones que podemos aprender de Jorge Drexler

Luego de ver con atención los videos de la participación de Jorge Drexler en dos charlas TEDx, queremos compartir algunas lecciones que extraemos de sus palabras:

  • Cuanto más nos acercamos a las personas, más compleja es su identidad llena de matices y detalles.
  • La identidad es infinitamente densa.
  • Las cosas sólo son puras si uno las mira desde lejos.
  • Es muy importante conocer nuestras raíces, saber de dónde venimos, conocer nuestra historia.
  • Todos, en el fondo, somos de ningún lado del todo y de todos lados un poco.

  • Estamos vivos porque estamos en movimiento.
  • Es más mío lo que sueño que lo que toco.
  • Buscamos oxígeno y encontramos sueños.
  • Para mantener viva una cultura hay que desplazarse.
  • Todos creemos que hemos inventando algo pero siguen siendo las mismas canciones.

 

Lo peor está por venir…

Si lo pensamos bien, hay cosas terribles que nos pueden suceder en el futuro: enfermedades, accidentes, epidemias, asteroides chocando contra la tierra, devastaciones, etc.

Si decidimos poner nuestro foco sólo en eso, llenaremos nuestros días con desesperanza.

Por otra parte, creer que nada nos sucederá si escribimos mensajes mientras conducimos nuestros vehículos, si no vacunamos a nuestros hijos contra las enfermedades que les pueden aquejar, si descuidamos nuestra alimentación y nuestra salud, puede ser una tremenda estupidez.

¿Cuál es la diferencia entre creer que un asteroide devastará la Tierra y pretender estar saludables llevando una pésima alimentación?

Una aproximación sencilla: ¿cuánto te costaría (en términos de tiempo, dinero y esfuerzo) estar 10 veces menos expuesto a todos los riesgos?

Conocer el tipo de riesgo al que te enfrentas es muy útil: cuidar tu alimentación tiene un impacto directo sobre tu salud y te cuesta mucho menos (en términos de tiempo, dinero y esfuerzo) que trata de protegerte contra el choque de un asteroide con la Tierra.

Preocuparse es útil sólo cuando produce un cambio en nuestro comportamiento de una forma productiva; de otra forma, se convierte en una distracción que te alejará sutilmente de cada una de las cosas que quieres lograr.

Artículo recomendado:

http://sethgodin.typepad.com/seths_blog/2017/11/getting-clear-about-risk.html

Las frases de la semana

Compartimos las frases que publicamos esta semana en nuestra cuenta de Instagram:

El poder de la música

Hoy, 22 de noviembre, es el Día Internacional de los Músicos y queremos compartir varias charlas TED que nos arrojan luces sobre el poder que tiene la música sobre nuestros cerebros:

Una breve nota sobre la “confianza”…

La confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de un otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquietarse del no control del otro y del tiempo.

Laurence CornuLa confianza en las relaciones pedagógicas

Leemos en Wikipedia:
En sociología y psicología social, la confianza es la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamientos. La confianza se verá más o menos reforzada en función de las acciones.

 

En general, muchas personas tienen la pésima costumbre de exigir la confianza que ellas mismas no dan; no confían en nadie pero quieren que todos los demás confíen en ella. La cuestión está en que la confianza es contagiosa: cuando confías en mi, yo confío en ti mientras que cuando no confías en mi, no puedes pretender que yo confíe en ti.

El pensamiento profundo de Eric Ries

Eric Ries (1979) es un emprendedor y autor del popular blog Startup Lessons Learned. Es ponente habitual en encuentros sobre negocios, asesora a startups, grandes compañías y empresas de capital riesgo sobre estrategias de negocio y producto, y colabora con la Harvard Business School.
Su método Lean Startup ha merecido comentarios en The New York Times, The wall Street Journal, La Harvard Business Review, el Huffington Post y en muchos blogs.

Ries ha sido elegido por la revista Business Week como uno de los mejores emprendedores en tecnología y está considerado como uno de los personajes más influyentes de Twitter según el Peer Index.

Sitio web oficial: http://www.startuplessonslearned.com/

Compartimos algunas de sus frases para acercarnos a su forma de pensar:

  • Aprender a ver y eliminar los residuos de forma sistemática ha permitido a las compañías magras como el Toyota dominan industrias enteras. Pensamiento Lean define el valor como ‘proporcionar beneficio para el cliente’, todo lo demás es desperdicio.
  • Cuando me encuentro con la mayoría de equipos empresariales, les hago una pregunta simple: ¿Cómo sabes que estás progresando? La mayoría de ellos realmente no pueden responder a esa pregunta.
  • Yo diría que, como empresario todo lo que haces – cada acción que usted tome en el desarrollo de productos, en la comercialización, todas las conversaciones que tienes, todo lo que haces – es un experimento. Si usted puede conceptualizar su trabajo no como características de construcción, no como el lanzamiento de campañas, sino como llevar a cabo experimentos, se puede obtener más radicalmente con menos esfuerzo.
  • Nuestro sistema educativo no está preparando a la gente para el siglo 21. El fracaso es una parte esencial de la iniciativa empresarial. Si trabajas duro, puedes conseguir una ‘A’ o menos garantizado, pero en el espíritu empresarial, no es así como funciona.
  • Es una cosa muy paradójica. Queremos pensar en grande, pero empezar poco a poco. Y luego escalar rápido. La gente piensa en tratar de construir el próximo Facebook como tratar de empezar donde Facebook es hoy en día, como una importante presencia global.
  • El éxito de puesta en marcha no es una consecuencia de los buenos genes o estar en el lugar correcto en el momento adecuado. El éxito puede ser diseñada siguiendo el proceso correcto, lo que significa que se puede aprender, lo que significa que se puede enseñar.
  • Tienes la oportunidad de desarrollar una cultura empresarial después de haber cambiado con éxito el sistema de rendición de cuentas para que las personas pueden utilizar un proceso mejor. El proceso impulsa la cultura, y no al revés, por lo que puede no sólo cambiar la cultura, hay que cambiar el sistema.
  • La ciencia y la visión no son opuestos o enfrentados. Se necesitan mutuamente. A veces escucho a otras personas arranque dicen algo en la línea de: “Si el espíritu empresarial es una ciencia, entonces cualquiera podría hacerlo. ‘ Me gustaría señalar que incluso la ciencia es una ciencia, y todavía muy poca gente puede hacerlo, y mucho menos hacerlo bien.

Biografía tomada de http://www.compartelibros.com/

Frases tomadas de http://www.frasesgo.com/

Los jefes están primero

Este post es una adaptación de “The boss goes first” original de Seth Godin.

Si queremos construir una cultura organizacional vibrante, o dirigir con autoridad, o crear una dinámica social que sea productiva y justa, la principal regla es: las reglas se aplican a las personas que tienen poder antes de ser aplicadas a los demás.

Es muy fácil racionalizar la alternativa: poner a los jefes primero. Después de todo, te has ganado la autoridad y crees tener derecho a ser exceptuado de las reglas.

Cuando evitamos caer en la tentación de vulnerar las reglas y nos convertimos en los primeros en acatarlas, nuestra cultura organizacional se consolida y todos empiezan a asumirla como propia.

Las reglas más importantes son aquellas que tienen que ver con la conducta y la transparencia.

Las personas pueden escuchar lo que dices, pero siempre recordarán cada una de las cosas que haces.