9 cosas que dejar atrás si quieres ser feliz

Yehuda Berg compartió estas 9 cosas que dejar atrás si queremos ser felices:

  1. Quejarte: en alguna parte hemos leído que quejarse es como estar en una silla mecedora porque te mantiene ocupado pero no te lleva a ninguna parte.
  2. Creencias limitantes: muchas personas tienen creencias (paradigmas) que limitan su desempeño (yo no soy una persona creativa, yo nunca he podido hablar en público, las matemáticas no se me dan bien, etc.)
  3. Culpar a otros: algunas personas le atribuyen su fracaso a lo que otras personas hacen o dejan de hacer; la verdad es que si tenemos determinación podemos hacer muchas cosas.
  4. Autocharla negativa: otras personas tiene un diálogo interno negativo y destructivo que les impide ser felices.
  5. Vivir en el pasado: el pasado ya pasó y no hay nada que podamos hacer para cambiarlo; la idea es aprender de lo que nos ha sucedido pero seguir hacia adelante.
  6. Resistencia al cambio: aunque suene muy trillado, lo único que es constante es el cambio por lo que tenemos que aprender a fluir con los cambios que se nos presentan a lo largo de nuestra vida.
  7. Necesidad de impresionar a otros: no tiene sentido querer impresionar a otros con nuestros logros; lo mejor es hacer las cosas porque creemos en ellas pero no porque otros se vayan a impresionar con lo que hacemos.
  8. Necesidad de tener la razón: hay personas que siempre quieren tener la razón y lo único que logran es alejar a sus amigos y familiares. Nadie tiene la verdad absoluta en sus manos.
  9. Necesidad de aprobación externa: si creo en algo, debo trabajar para lograrlo; no necesito que otros aprueben lo que hago ni tengo que pedirles permiso para hacer lo que creo que es lo mejor para mi. Puedo pedir ayuda o asesoría pero esto no quiere decir que tengo que pedirles autorización para llevar a cabo aquello en lo que creo.

Vale la pena revisar esta lista de cosas y determinar qué tengo que hacer y dejar de hacer para ser feliz.

Un cuento con moraleja: Las estrellas de mar

estrella-de-mar-playa-600x450

Había una vez un escritor que vivía a orillas del mar; en una enorme playa virgen, donde tenía una casita y pasaba temporadas escribiendo y buscando inspiración para su libro. Era un hombre inteligente y culto y con sensibilidad acerca de las cosas importantes de la vida.

Una mañana mientras paseaba a orillas del océano vio a lo lejos una figura que se movía de manera extraña como si estuviera bailando. Al acercarse vio que era un muchacho que se dedicaba a coger estrellas de mar de la orilla y lanzarlas otra vez al mar.

El hombre le preguntó al joven qué estaba haciendo. Este le contestó:

– Recojo las estrellas de mar que han quedado varadas y las devuelvo al mar; la marea ha bajado demasiado y muchas morirán.

Dijo entonces el escritor:

– Pero esto que haces no tiene sentido, primero es su destino, morirán y serán alimento para otros animales y además hay miles de estrellas en esta playa, nunca tendrás tiempo de salvarlas a todas.

El joven miró fijamente al escritor, cogió una estrella de mar de la arena, la lanzó con fuerza por encima de las olas y exclamó:

– Para ésta… sí tiene sentido.

El escritor se marchó un tanto desconcertado, no podía explicarse una conducta así. Esa tarde no tuvo inspiración para escribir y en la noche no durmió bien, soñaba con el joven y las estrellas de mar por encima de las olas.

A la mañana siguiente corrió a la playa, buscó al joven y le ayudó a salvar estrellas.

¿Cuál es la moraleja de este cuento?

Muchas (demasiadas) personas creen que sus actos no tienen ningún sentido porque no tendrán ningún impacto. La verdad es que cada una de nuestras acciones sí tienen impacto por muy pequeñas que sean. De una u otra forma, cada cosa que hacemos afecta, positiva o negativamente, a otros.

Recuerda esto: cada cosa que haces tiene algún impacto. De ti depende cómo aprovechas ese poder.

Fuente:

https://www.guiainfantil.com/articulos/ocio/cuentos-infantiles/las-estrellas-de-mar-cuento-corto-para-ninos/

¿Cómo nos educan?

En algún punto de nuestra historia se estableció como un “valor” que nuestros hijos deben estudiar en la universidad para ser “profesionales”. Eso nos llevó a pensar que si a nuestros hijos se les ocurría la idea de decir que querían ser músicos, fotógrafos o cocineros (por poner sólo tres profesiones u oficios), les decíamos que eso no era una profesión y que tenían que estudiar una carrera “de verdad” y tomar lo otro como un hobbie. Ser “profesional” es mucho más que tener un título universitario; de hecho, muchas personas que han estudiado en una universidad no se comportan como verdaderos profesionales mientras que muchas personas que no estudiaron en ninguna universidad son grandes profesionales en lo que hacen.

Compartimos algunas ideas tomadas del artículo “¿Cómo nos educan?”  escrito por Shirley Intriago y publicado en Inspirulina:

  • La mayoría de los padres hacen lo mejor que pueden para educar a sus hijos, el poder de la repetición de valores y buenas costumbres es el sermón diario. Pero en este sermón se nos olvida saber que quiere este niño.
  • Más temprano que tarde crecerá con los principios, valores y conductas que le hemos inculcado,  algunos valores o conductas los tomara con más fuerza,  otros no tanto.
  • ¿Qué pasa con los padres cuando se niegan a aceptar la decisiones erradas o no de sus hijos? ¿Qué pasa con los hijos que cumplieron los sueños de sus padres y no los propios?
  • No nos enseñan a aceptar las decisiones de nuestros hijos nos gusten o no, puede que estén fuera de nuestros valores.
  • Muchas veces no nos enseñan a responsabilizarnos sobre las decisiones que tomamos.
  • Debemos enseñar desde pequeños a nuestros hijos que cada decisión siempre traerá consigo efectos, en algunos casos positivos y  en otros no tanto,  incluso el no decidir también generará resultados.
  • Podemos generar opciones de acuerdo a los efectos de cada decisión, podemos brindar apoyo, dar más amor, entre otras cosas, pero algo muy importante, es que también debemos establecer límites.
  • Tanto padres como hijos deben  asumir el éxito o la consecuencia de sus actos.

¿Cómo estás educando a tus hijos?

Salva López: de clientes a fans en clave de rock

“El ser humano es tanto un ser lingüístico como musical, y en él la música es también un lenguaje”. Salva López, ROCKvolución empresarial

Recientemente estuvimos viendo con mucha atención el video “De clientes a Fans en clave de Rock” y queremos compartir algunas ideas:

Algunas ideas tomadas de este video:

  • “Desprogramarse” significa tener ideas un poco extrañas.
  • Para innovar es necesario encontrar nuevas preguntas en lugar de nuevas respuestas.
  • Liderar es servir.
  • Liderazgo alternante: a veces, cada miembro de la banda de rock (o equipo de trabajo) está liderando mientras que en otras oportunidades pasa a apoyar al resto del equipo.
  • ¿Es posible crear equipos de trabajo en los que el liderazgo no sea tan jerárquico?
  • Liderazgo por ideas: la idea es lo esencial y todos trabajamos en función de hacer que esa idea prevalezca.
  • Aprender a hacer que la gente saque a flote su entusiasmo.
  • Encontrar aquello que nos hace diferentes.
  • Éxito = Talento + Entusiasmo + Determinación
  • Es muy común encontrar bandas de rock en las que la banda es mucho mejor que cada uno de sus miembros de forma individual.
  • Es esencial convertir a nuestros clientes en fans usando vínculos emocionales.
  • Los músicos son “diseñadores de emociones”.
  • Innovación: ver lo que todos ven y pensar lo que nadie ha pensado.
  • Los músicos mezclan cosas para diseñar emociones.
  • Los músicos son innovadores natos.
  • Piensa en esto: ¿cómo es el día a día de una banda de rock que está de gira? Hagamos lo posible por incorporar los conceptos de “banda de rock de gira” en nuestro modelo de gestión en la empresa.

Salva López se define así en su sitio web:

Salva Rock es el “conferenciante rockero” o “el speaker de la guitarra eléctrica”, un profesional reinventado que vive en la intersección de varios mundos: el empresarial (licenciado en CC. Económicas y Empresariales con casi 15 años de experiencia nacional e internacional en diferentes sectores), el académico (profesor innovador y disruptivo de marketing, innovación y creatividad) y el musical (músico multi-instrumentista con dos discos publicados).

Más información sobre Salva López en http://salvarock.es/

Deja de robar sueños…

Leemos el post “Compulsory education is an oxymoron (back-to-school rant)” en el blog de Seth Godin y de allí tomamos la referencia hacia otro post: “tha wasteful fraud of sorting for youth meritocracy: Stop stealing dreams” en el que encontramos un valioso video del cual compartimos algunas ideas:

  • ¿Para qué debe servir la escuela?
  • Muchas personas parecen tener una idea sobre para qué sirve la escuela pero no haremos nada hasta que nos pongamos de acuerdo en cómo llegamos hasta aquí y hacia dónde vamos.
  • Muchas personas todavía creen que la escuela sirve para enseñar “obediencia”.
  • En muchas escuelas nos enseñan a no darlo todo porque siempre nos van a pedir “algo más”.
  • En muchas escuelas nos enseñan a hacer lo que otros quieren que hagamos y no lo que queremos hacer nosotros mismos.
  • En muchas escuelas nos enseñan a ser “partes intercambiables” dentro del sistema.
  • En muchas escuelas nos enseñan a “encajar”.
  • ¿Cómo aprenden las personas a ser fanáticas de algún deporte? Sienten una profunda pasión por ese deporte y se dedican a investigar todo lo que quieren aprender.
  • Lo que las personas hacen de forma natural es, cuando se trata de trabajo, encontrar la forma de hacer menos. Sin embargo, cuando se trata de arte, tratan de hacer mucho más.
  • Estamos gastando mucho dinero en un sistema educativo que no nos permite hacer cosas interesantes, hacer arte, hacer cosas nuevas y valiosas.
  • En la actualidad tenemos la posibilidad de tener acceso a miles de conferencias interesantes sobre casi cualquier tema.
  • Tenemos que aprender a cooperar con otras personas.
  • Tenemos que aprender a trabajar a libro abierto todo el tiempo. No tiene sentido memorizar cosas cuando tenemos la posibilidad de consultar en Internet cualquier cosa que quisiéramos aprender.
  • Un reto es desarrollar un sistema educativo en el que se pueda personalizar el aprendizaje en lugar de mantener la metodología de “producción en masa”.
  • Necesitamos sistemas que nos ayuden a medir experiencias en lugar de las evaluaciones basadas en exámenes.
  • Los maestros deben convertirse en coaches que ayuden a los aprendices a desarrollar sus propios talentos.
  • Las escuelas deberían ser lugares en donde se le diga a las personas que hagan cosas interesantes y pidan ayuda cuando la necesiten.
  • ¿Le estamos pidiendo a nuestros niños que aprendan a coleccionar puntos o que aprendan a conectar puntos? La escuela tradicional sólo enseña a coleccionar puntos.
  • Para que los niños aprendan a conectar puntos hay que ponerlos en situaciones en las que puedan fallar y aprendan cómo superar tales fallas.
  • ¿Cuáles son las cosas que tenemos que hacer para poder responder para qué sirve la escuela?

Lecturas recomendadas:

http://feeds.feedblitz.com/~/457089262/0/sethsblog~Compulsory-Education-is-an-oxymoron-backtoschool-rant.html

http://sethgodin.typepad.com/seths_blog/2014/09/the-shameful-fraud-of-sorting-for-youth-meritocracy.html

View story at Medium.com

Un nuevo mundo…

“Yo sé que estás asustado y solo

Pero enfrentaremos esto juntos

Con la inocencia en tus ojos…”

John Petrucci

Nos ha tocado vivir en tiempos muy interesantes: todo se mueve rápidamente, no sabemos cuándo las cosas volverán a ser “normales” y tampoco sabemos muy bien qué significa “normal”.

Dentro de todo ese movimiento que no se detiene, tenemos la oportunidad de leer libros interesantes y eso nos ha sucedido con “La araña & la estrella de mar” de Ori Brafman & Rod A. Beckstrom (Ediciones Urano, 2007. ISBN: 978-84-96627-23-9). Este libro demuestra cómo ciertas estructuras han puesto en jaque a las grandes multinacionales sin necesidad de un liderazgo en el sentido tradicional: nos enseña qué ocurre cuando nadie está al mando.

Nos tomamos la libertad de seleccionar algunas frases e ideas que aparecen en el capítulo “El nuevo mundo“:

  • En el siglo XX, la comunicación entre individuos era mucho más importante para el crecimiento económico que la comunicación entre las autoridades gubernamentales y las masas.
  • Cuando las reglas del juego cambian de repente, como lo hicieron con la popularización del teléfono, es fácil quedarse atrás.
  • Estamos acostumbrados a que las cosas funcionen de una determinada manera. Nos aprendemos las normas, pero no logramos prever los cambios radicales.
  • Las fuerzas de la descentralización han creado un nuevo conjunto de reglas. Este cambio ha sido tan rápido que las industrias y los gobiernos han descubierto que estaban empleando estrategias anticuadas.

Nuevas reglas para el nuevo mundo:

  1. Las deseconomías de escala
    1. Aunque nuestra intuición pueda decirnos lo contrario, ser pequeño puede ser preferible a ser grande.
    2. El tamaño reducido, combinado con una amplia red de usuarios, ofrece a estas empresas flexibilidad y poder.
    3. Hemos entrado a un mundo nuevo, donde ser pequeño puede ofrecer una ventaja económica fundamental.
    4. A medida que aumentan las deseconomías de escala, se reduce drásticamente el coste de entrar en un mercado nuevo.
    5. El tamaño es lo que importa. Lo pequeño se impone.
  2. El efecto red
    1. El efecto red consiste en el aumento del valor global de la red debido a la adición de cada miembro nuevo.
    2. Aunque en otro tiempo crear  un efecto de red significativo costaba millones o miles de millones, para muchas organizaciones “estrella de mar” el coste se ha reducido hasta cero.
    3. Las organizaciones “estrella de mar“, a menudo sin gastar nada de nada, crean comunidades en las que cada nuevo miembro añade valor a la red.
  3. El poder del caos
    1. El pensamiento convencional nos dice que para dirigir una empresa hay que ser organizado y estructurado.
    2. Dentro de los sistemas aparentemente caóticos, los usuarios son libres de hacer lo que quieran.
    3. Los sistemas “estrella de mar” son incubadoras maravillosas para ideas creativas, destructivas, innovadoras o alocadas.
    4. Las buenas ideas atraerán a más personas, y en un círculo pondrán el plan en práctica.
    5. Si para usted la creatividad es valiosa, tendrá que aprender a aceptar el caos.
  4. El conocimiento en el margen
    1. En las organizaciones “estrella de mar“, el conocimiento se extiende por toda la organización.
    2. A menudo, el conocimiento se encuentra en los márgenes de la organización.
  5. Todo el mundo quiere contribuir
    1. Las personas inmersas en una “estrella de mar” no sólo saben de algo, sino también sienten el deseo fundamental de compartirlo y de contribuir a ella.
    2. Todo gira en torno al espíritu de compartir y contribuir.
  6. Cuidado con las “respuestas hidra”
    1. Si le corta un brazo a una estrella de mar, de él saldrá un cuerpo nuevo.
    2. ¡No intente cortarle la cabeza a una estrella de mar!
  7. El papel de los catalizadores
    1. Todos queremos saber, de forma natural, quién manda, quién puede hacer que pasen cosas.
    2. Los catalizadores son esenciales para las organizaciones descentralizadas.
    3. Los catalizadores son importantes porque inspiran a otros a actuar.
    4. Si convierte a un catalizador en director, pondrá en peligro a toda la red.
  8. Los valores son la organización
    1. La ideología es el combustible que impulsa a una organización descentralizada.
    2. La mayoría de las organizaciones “estrella de mar” nacieron de lo que en aquel momento parecía una ideología radical.
  9. Medir, analizar y gestionar
    1. El hecho de que las organizaciones “estrella de mar” tiendan a ser ambiguas y caóticas no significa que no podamos medir sus resultados.
    2. Cuando medimos una red descentralizada es mejor tener la razón ambigua que equivocarse con precisión.
    3. Gestionar una red descentralizada requiere alguien que sea una combinación de arquitecto, animadora de un equipo deportivo y observador sobrecogido.
    4. En una organización “estrella de mar”, la gente hará lo que haga.
    5. En su máxima expresión, los catalizadores conectan a las personas y hacen que la ideología siga latiendo a su propio ritmo.
  10. Rebájate, o te rebajarán
    1. Cada vez más, para poder sobrevivir, las empresas e instituciones deben adoptar el enfoque híbrido.
    2. En el mundo digital, la descentralización seguirá cambiando el rostro de la industria y la sociedad.

A primera vista, las organizaciones descentralizadas parecen desordenadas, caóticas. Pero cuando empezamos a apreciar su verdadero potencial, lo que al principio parecía entropía se convierte en una de las fuerzas más poderosas que haya habido en este mundo.

 

 

¿Cómo sobrevivir a un mal jefe?

Leemos el libro “Animaladas (Etho-management)” de Enrique De Mora (Ediciones Urano, 2012. ISBN: 978-84-92452-86-6) y extraemos algunas frases de interés:

  • La técnica básica es poner la situación en conocimiento de la dirección de la empresa.
  • El modelo organizativo de muchas empresas, altamente jerarquizado, promueve que los de arriba manden mucho y el resto sean simples ejecutores de sus órdenes. Ese tipo de funcionamiento desanima y desmotiva.
  • Hasta el mejor de los jefes tiene algún lado malo.
  • Tenemos que dominar nuestro lado oscuro, que suele florecer cuando las cosas vienen mal dadas.
  • Ser jefe implica muchas cosas, entre ellas más responsabilidades y pasar de pensar del “yo” al “nosotros”.
  • Involuntariamente, los malos jefes pueden ser grandes maestros: “permiten” a sus colaboradores entrenarse en crecimiento directivo y personal. Les obligan a ser más hábiles y creativos al intentar convencerles de lo que sea. Les fuerzan a desarrollar su autoconocimiento, autocontrol y automotivación. Además, les permiten ver todo lo que no debe hacer un jefe.
  • Dicen que los principales aprendizajes surgen de las dificultades. Tener un mal jefe es una dificultad.
  • Eso no significa que tener un buen jefe no sea retador: si realmente es bueno, empujará a sus colaboradores a crecer, induciéndoles a resolver las situaciones por ellos mismos, y acompañándoles en el proceso.

En algunas ocasiones tendremos la oportunidad de tener buenos jefes de quienes aprenderemos muchas cosas; en otras oportunidades, tendremos que lidiar con malos jefes de quienes también tendremos que aprender muchas cosas. La clave está en estar dispuestos a aprender de cada circunstancia que nos toque enfrentar. En último caso, si la relación con nuestro jefe se vuelve profundamente insoportable y la alta dirección no está dispuesta a cambiarlo, no nos quedará más remedio que renunciar y emprender nuevos caminos.

Referencia:

http://www.empresaactiva.com/es-ES/catalogo/catalogo/animaladas-151000173

No olvides el segundo paso…

Leemos el artículo “Don’t forget the second step” en el blog de Seth Godin y compartimos nuestra adaptación.

El primer paso consiste en aprender cómo hacerlo. Encontrar y obtener las herramientas y técnicas que necesitas. Entender cómo funciona.

Con frecuencia, el segundo paso es omitido. El segundo paso consiste en convertirlo en un hábito. Comprometerse con la práctica. Repetirlo una y otra vez hasta ser muy bueno haciéndolo, y hasta que sea parte de quien eres y lo que haces.

Es una pena no invertir sólo un poco más en convertir el trabajo que hacemos en un hábito.

¿Realmente quieres cambiar?

Osho: “Queremos cambiar si no hay riesgo, y eso es imposible. Esa condición -el que no haya riesgo- imposibilita el cambio, porque todo ha de estar en juego, sólo entonces es posible el cambio”.

En el libro “Día a día” (Editorial EDAF, 2001. ISBN: 84-414-1132-8), Osho diserta sobre el cambio:

“El cambio no puede ser parcial. O es o no es… únicamente puede ser total. De modo que la decisión radica entre ser o no ser. Es un salto, no un proceso gradual”.

Manuel Gross presenta en su blog, Pensamiento Administrativo, las 5 etapas de la resistencia al cambio:

  1. Negación: negamos que el cambio está ocurriendo o va a ocurrir.
  2. Cólera: nos enojamos, como una manera de lidiar con la realidad, en el momento en el que ya no podemos seguir negando que el cambio está ocurriendo.
  3. Negociación: es una especie de “regateo interno” en el que tenemos un diálogo interno sobre si las cosas hubiesen sido diferentes.
  4. Depresión transitoria: transitoriamente nos sentimos vacíos, sin energía ni entusiasmo, desalentados. Tanto a nivel personal como organizacional ponemos en duda nuestra propia competencia y nuestra autoestima es frágil en esta etapa.
  5. Aceptación y crecimiento: finalmente, una vez que salimos de la depresión transitoria, llegamos a aceptar el cambio, empezamos a probar fuerzas de nuevo y descubrimos que hemos alcanzado un nuevo estado de cierta tranquilidad y conciliación auténtica con nosotros mismos y que en el proceso hemos madurado y crecido, ya sea personal u organizacionalmente.

¿Cómo enfrentar el cambio?

En el sitio Alto Nivel ofrecen 3 reglas para enfrentar el cambio:

  1. Identifica el cambio: analizar de manera detallada cuáles son los cambios, los procesos que se estarán cambiando, así como las audiencias que se ven afectadas y de qué manera se verán impactadas.
  2. Querer, poder y saber:
    1. Querer hacerlo: orientar de manera efectiva, convencer y vender los beneficios del cambio para que la gente se involucre en los procesos de transición.
    2. Poder hacerlo: la empresa debe proporcionar las herramientas tecnológicas indispensables para que los colaboradores alcancen los objetivos propuestos.
    3. Saber hacerlo: es fundamental que los colaboradores estén capacitados y actualizados.
  3. Armar un modelo de comunicación: armar una estrategia de comunicación para hablar de la transición y las nuevas reglas; así se podrá tener la confianza y fidelidad de los colaboradores.

¿Cómo han enfrentado los cambios en tu empresa?

¿De qué manera han hecho que el impacto se haya disminuido?

El silencio también es importante…

“El arte de la escucha divina… eso es la meditación. Si uno puede aprender a escuchar correctamente, habrá aprendido el secreto más profundo de la meditación. La gente oye pero no escucha”.

Osho

Parafraseando a Marcel Marceau y a Osho: si queremos conectarnos con otras personas, tenemos que aprender a escuchar; no sólo escuchar las palabras “y la música” sino también aprender a escuchar lo que el silencio transmite. Tenemos la creencia errónea de que el silencio es absoluto pero la verdad es que puede haber mucho ruido en el silencio pero eso requiere que aprendamos a escuchar el mensaje que estamos recibiendo desde el silencio.

Cuando todo se queda en silencio, ¿qué escuchas?