¿Sabias qué?

Diabetes y tatuajes, cosas a tener en cuenta3 min read

Tener diabetes no te impide tener tatuajes, solo que hay que tener distintas cosas en cuenta, hoy te damos la información necesaria en caso de que tengas diabetes y hayas pensado en hacerte un tatuaje. Este tema suscita un amplio debate entre los endocrinólogos, ya que los hay que desaconsejan esta práctica y los hay que opinan que, si el paciente tiene la enfermedad controlada, no tiene por qué presentar ningún tipo de complicación.

diabetes

Si se lleva un mal control

  • Menor capacidad de cicatrización. A nivel celular, las personas con diabetes presentan una menor velocidad de reparación. Se debe tener especial cuidado por la posible formación de úlceras ante una mala cicatrización de la herida presente en la piel.
  • Menor sensibilidad nerviosa. Ante un posible caso de reacción alérgica a los pigmentos, las personas que no lleven un buen control de su diabetes pueden necesitar más tiempo para advertir la presencia de los signos y síntomas que advierten de esa posible reacción adversa.
  • Menor respuesta inmunológica ante infecciones. En estos casos, la piel no protege como debiera el ataque de posibles microorganismos y es muy probable que aparezcan casos de infecciones por herpes zoster, verrugas virales, impétigo, etc.

Si se lleva un buen control

En cambio, si mantienes tu diabetes bajo control, detallamos a continuación los aspectos que debes tener en cuenta antes y después de hacerte el tatuaje.

Ten en cuenta las siguientes medidas higiénicas antes de hacerte el tatuaje:

  • Elige con cautela la zona donde te vas a realizar el tatuaje. No es recomendable realizarse tatuajes en áreas donde acostumbres a inyectarte la insulina (antebrazo, abdomen o muslos). La agresión que sufre la piel cuando se tatúa en esa zona puede derivar en infecciones, pudiéndose llegar en casos muy extremos a correr el riesgo de amputación.
  • También debes evitar realizarte el tatuaje en aquellas zonas del cuerpo con baja circulación, como los tobillos, las muñecas, la parte baja de la pierna o las nalgas.
  • Ponte en manos de un buen tatuador. Es muy importante que el personal que realiza tatuajes esté vacunado frente a enfermedades de transmisión sanguínea. Además, deberá llevar una práctica totalmente aséptica (material esterilizado, uso de guantes, ropa adecuada, prohibición del consumo de comida o bebida en el local, uso de tintas presentadas en envases unidosis, etc.). Asegúrate en todo caso que tu tatuador tiene la certificación correspondiente para practicar esta técnica.

Luego de hacerte tu tatuaje sigue los cuidados usuales de un tatuaje, además de tus recomendaciones hechas por el médico y el tatuador debido a tu diabetes.

En cualquier caso, si estás pensando en realizarte un tatuaje y tienes diabetes, pide antes de proceder la opinión de tu endocrinólogo, él es quien conoce a fondo tu diabetes y quien te aconsejará mejor en cualquier caso.


Información tomada de fmdiabetes.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *