Los Yakuza y sus famosos tatuajes

Cuando hablamos de Japón nos vienen a la mente palabras y conceptos como paz, calma, relax, buenos modales, y un largo etcétera que sería lo opuesto a lo bélico o violento. Incluso habrá personas que piensan en sus preciosos árboles de cerezo, sus increíbles paisajes y su famosa gastronomía. Sin embargo, existe una mafia, la Yakuza, que es una de las más temidas a nivel mundial debido a su determinación y elegancia en la ejecución de sus crímenes. Los tatuajes de gran nivel artístico son otro de sus típicos distintivos.

Antiguamente los tatuajes de los Yakuza solían presentar el negro como color principal, con diversos juegos de sombras y tonos. Posteriormente se integraron colores vivos como el rojo, el blanco y el verde. Suelen ser de grandes dimensiones (predominan los que cubren toda la espalda) y en la mayoría de casos, realizados en aquellas partes del cuerpo que no sean visibles cuando se va vestido, respetando así la humildad que caracteriza a su cultura. En el estilo Munewari, el dibujo cubre los brazos y el pecho, pero deja el esternón libre. De esta forma, cuando llevan el Kimono, no se ve el tatuaje. Los símbolos más usados por ellos son los samuráis, las geishas, flores de cerezo y animales como el pez Koi, los dragones, los tigres, las serpientes y distintas máscaras japonesas.

yakuza

En primer lugar debemos decir que algunas teorías atribuyen la palabra Yakuza a los peores números que puedes recibir una mano en un juego de cartas. El 8 (Ya), el 9 (Ku) y el 3 (Za).

Rescatamos una entrevista hecha por Vice magazine a Horiyoshi 3, el cuál, de todos los artistas de tatuaje en Japón, Horiyoshi 3 es probablemente el más legendario. Él es un tatuador irezumi que vive en Yokohama y también es el tatuador favorito de la Yakuza: la mafia japonesa.

Según Horiyoshi 3 en el Periodo Edo los criminales obtenían el símbolo de Tokigawa por detrás de sus cuellos para evitar la pena de muerte. Pero después los oficiales simplemente cortaban esa parte de la piel antes de ejecutarlos. Si te tatúas un símbolo familiar es un crimen muy serio, casi tan grave como tatuarte un símbolo samurai de primera generación.

En Japón, estos símbolos tienen connotaciones profundas. La criminalidad no nos interesa. Nosotros no nos tatuamos para mostrar nuestra masculinidad. Muchos de nuestros diseños contienen momentos de la historia. Si tienes tatuado un símbolo de castigo no es bueno porque significa que fuiste arrestado por un delito pequeño. En el Periodo Edo, si cometías un crimen serio, te cortaban el cuello. Es raro hablar de lo que es bueno cuando hablamos de crimen.

Para él la belleza está en lo que no puedes ver. Lo que uno considera bello cambia de persona en persona. Puede tener que ver con la profundidad de tu historia personal y cultural. La estética japonesa es única en comparación a la de Occidente. Si piensas en el seppuku (el ritual de suicidio japonés), tenemos una cualidad estética para el suicidio y la muerte. Es preciso, simple, frágil, valiente y pesado. Ceremonias de té, arreglos florales, espadas samurái; hay un estilo muy consciente en juego.

A pesar de la gran belleza de algunos de estos tatuajes, siguen estando rechazados por la mayoría de la sociedad, llegando a prohibirse la entrada de quien los porte en algunos baños públicos, a pesar que eran ilegales hace unos años, en Japón ya dejaron de prohibirse los tatuajes, solo que todavía hay personas con prejuicios en contra de las personas con tatuajes.


Información tomada de medium.com y www.vice.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *