Estilos de tatuaje

Tatuajes de rosas2 min read

Probablemente no exista un tatuaje de flores más popular que el de las rosas, tanto en hombres como en mujeres. En occidente, la rosa posee un simbolismo inigualable: generalmente se utiliza para representar el amor terrenal, la juventud, la pureza, la perfección y el renacimiento. Al mismo tiempo, las rosas también se relacionan con las ideas del castigo, el martirio, el dolor y el sufrimiento, obviamente, debido a las filosas espinas de su tallo.

Analizando su simbolismo, de cierto modo podríamos asimilar esta flor con la flor de loto en oriente, a excepción de la cuestión de las espinas. Si miramos atrás en el tiempo para conocer su historia, nos encontraremos con numerosas referencias a esta flor.

En la Antigua Grecia, por ejemplo, se creía que en un principio las rosas eran originalmente de color blanco, pero que Afrodita (la diosa del amor), se pinchó con una de sus espinas y derramó su mismísima sangre sobre ellas. Así fue que tomaron su característico color rojo y se nutrieron del amor más puro de todos.

Se cree que la flor es originaria de la Antigua Persia, en donde para entonces era un símbolo de la masculinidad. Con el paso del tiempo, la rosa comenzó a cultivarse en las más diversas partes del mundo y en todos los tamaños y colores crecieron por todas partes. Por ello es que su simbolismo también se relacionó con la idea de la fertilidad y por ende, la feminidad. Por otra parte, un significado bien diferente podemos encontrarnos si tenemos en cuenta que en el siglo XVI, las rosas eran dibujadas e incluso tatuadas en los cuerpos de los condenados a muerte, simbolizando la condena y nuevamente, el sufrimiento.

Durante aquellas épocas, también en la alquimia y en grupos o sectas secretas, la rosa se consideraba un símbolo esotérico que aludía a la sabiduría y a lo sagrado. Más hacia nuestros días, en la década de los 40, los tatuajes de rosas se volvieron los más populares entre los marineros, que le añadían el nombre de sus amores o de algún ser querido para recordarlos siempre en altamar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *