El poder de la empatía

Compartimos este interesante video donde Victoria Gamboa ofrece algunas claves sobre el poder de la empatía:

En el blog elefantezen.com ofrecen otras claves:

Saber qué significa la empatía permite identificar o desarrollar una de las competencias más importantes dentro de la llamada “inteligencia emocional”. La empatía es saber ponerse en los zapatos de otros y tener la habilidad para entender cómo y por qué experimentan ciertas emociones.

Ahora bien, esto no quiere decir que haya que estar de acuerdo con la forma de asumir las situaciones de carga emocional del otro. Tampoco es necesario compartir las mismas opiniones. Tener empatía es saber escuchar, comprender y apoyar a los demás sin prejuicios de por medio.

En otras palabras, la empatía es una habilidad psicológica que permite sentir lo que otra persona está sintiendo como si fuese algo propio. Así, no solo es posible comprender el comportamiento de alguien ante determinadas circunstancias, sino que se despierta el deseo de ayudar y ser solidarios con aquellos que lo necesitan.

Características de las personas empáticas

Ahora que sabemos qué significa empatía, es importante detallar sus principales características para identificar si ya lo hemos aplicado, o si necesitamos empezar a gestionarlo para ser más empáticos. La empatía abarca:

  • Saber escuchar: prestar atención a lo que expresa la otra persona y mostrar interés en lo que está compartiendo con nosotros.
  • Comunicación no verbal: las palabras no son la única vía para consolar o apoyar. Un abrazo, una palmada en el hombro o una caricia puede ser mejor recibida por la persona que lo necesita.
  • Mostrar comprensión: hacer sentir a la otra persona que entendemos lo que siente. En este sentido, es importante hablar con cortesía y delicadeza, evitando por completo rechazar o juzgar las emociones que manifiesta el otro.
  • Ofrecer ayuda emocional: por supuesto, es importante preguntar a la persona afectada si necesita algún tipo de ayuda. Eso no quiere decir que vayamos a resolver su problema; sin embargo, para el otro puede ser valioso un consejo o el solo hecho de ser escuchado.
  • Motivar: si bien la motivación puede incluirse como parte de la ayuda emocional, merece una mención especial. Parte de ser empáticos es proponer soluciones y fomentar la motivación para que la otra persona pueda superar su situación. Esto incluso, le puede facilitar la toma de una decisión.

Artículo publicado originalmente en TendencyBook.

Deja una respuesta