Dios bendiga a mis competidores

En julio de 2008 tuvimos la oportunidad de facilitar un taller de ventas para una conocida empresa del ramo fotográfico en Caracas, Venezuela. Nos causó mucha curiosidad el texto escrito en una placa que colgaba de una de las paredes del salón en donde se estaba desarrollando la actividad de aprendizaje y queremos compartirlo con los lectores de este blog:

DIOS BENDIGA A MIS COMPETIDORES

  • Mis competidores hacen más por mi que mis amigos. Estos son demasiado gentiles para hacerme ver mis defectos. En cambio, mis competidores hacen todo lo posible por hacerlos conocer.
  • Mis competidores son eficientes, diligentes y atentos; me obligan a ver la forma de mejorar mis productos y mi servicio.
  • Mis competidores serían capaces de quitarme el negocio de las manos si pudiesen; esto me obliga a estar alerta para retener lo que poseo.
  • Si no tuviese competidores sería perezoso, incompetente y desatento. Necesito de la disciplina que me obligan a guardar.

Por todo esto saludo a mis competidores porque son útiles en mi negocio.

¡Que Dios bendiga a mis competidores!

Deja una respuesta