Atender no es igual a atender bien

Leemos el libro «Arte Supremo» de Juan Carlos Jiménez y compartimos algunos párrafos:

Atender no es suficiente. Atender bien se relaciona con la cantidad y calidad de atención verdadera que les das a tus clientes. La mayoría de las personas que logran comprender lo que implica una buena atención alcanzan una gran satisfacción personal por su trabajo. Sentirse útiles ayudando a las personas les proporciona bienestar en todos los sentidos.

La atención verdadera es auténtica, fidedigna, verosímil, genuina, comprobable, oportuna, no deja lugar a dudas y se ofrece con gusto.

Preguntas para reflexión:

  • ¿En tu empresa «atienden» o «atienden bien» a sus clientes?
  • ¿Cómo puedes hacer para que tus colaboradores comprendan las diferencias entre «atender» y «atender bien»?

Deja una respuesta