¿Estás preparado para trabajar con robots?

Leemos el artículo “El 93% de los profesionales no está preparado para trabajar con robots” publicado en el blog de RRHHDigital y compartimos algunas ideas que plantean:

  • La creciente automatización de los procesos productivos obliga a los trabajadores a interactuar diariamente con robots.
  • “La actitud de las personas va a ser crucial para una adopción exitosa y potencialmente más intensa de robots en la empresa”, afirma Guillermo Tena, director del Instituto Cuatrecasas.
  • La robótica no implica necesariamente la destrucción de puestos de trabajo pero sí que tendrá incidencia en el mercado laboral en el futuro cercano.
  • Resulta esencial desplegar en toda la organización acciones que generen o aumenten confianza entre el trabajador y el empleador para facilitar que los empleados abracen el cambio como algo más o menos natural.
  • Los departamentos de recursos humanos deben tomar en cuenta la formación de los trabajadores y su posible recolocación.
  • Los departamentos de recursos humanos deberán proteger la empleabilidad de las personas.
  • Es necesario repensar el concepto de “puestos de trabajo”.

¿Cuáles crees que serán las implicaciones de la robótica en el mercado laboral en el futuro cercano y a mediano plazo?

¿Tu trabajo consiste en “seguir órdenes”?

Particularmente en Venezuela se escucha con frecuencia a los trabajadores de diferentes empresas que su trabajo consiste en “seguir órdenes” de uno o varios jefes.

No es sensato hacer ese trabajo; de hecho, si lo analizamos bien, un robot podría ser mucho mejor “siguiendo órdenes” que un ser humano pero si tal robot posee características de Inteligencia Artificial, terminará tomando la mejor decisión posible por lo que se acabará la directriz que establece que debe seguir órdenes.

Recordamos un pasaje de la película “I, Robot” en donde actúa Will Smith: el robot que lo acompaña tomó una decisión y Smith le preguntó el por qué había hecho algo que él no le había dicho a lo que el robot le respondió que su directriz era “tomar la mejor decisión posible”.

¡No tienes excusas! No te puedes esconder detrás de la frase “mi trabajo aquí es seguir órdenes de mis jefes” porque se supone que fuiste contratado para tomar la mejor decisión posible (si tu jefe no te permite tomar la mejor decisión posible, lo mejor que puedes hacer es empezar a buscar otro empleo).

Recuerda esto: ¡no vuelvas a utilizar la frase “mi trabajo aquí es seguir las órdenes de mi jefe”.