Nuestras expectativas deben estar alineadas con nuestro norte verdadero…

¿En dónde comenzar? Lo primero que debemos hacer es determinar nuestros objetivos; saber en dónde queremos estar a partir del sitio en donde estoy en este momento.

6 pasos para alcanzar tus sueños

Encontramos esta infografía:

En esta infografía se plantean tres preguntas poderosas:

  • ¿Eres positivo?
  • ¿Tienes claros tus objetivos?
  • ¿Tienes un plan de acción?

Estas preguntas no tienen “respuestas correctas” pero te servirán de base para ponerte en el camino de hacer realidad tus sueños. Recuerda que no se trata de una carrera de 100 metros sino de un maratón que requiere disciplina, perseverancia y determinación.

Los 6 pasos para alcanzar tus sueños:

  1. Mira todo lo que sí has conseguido y tienes: es importante hacer este inventario como punto de partida.
  2. ¡Felicítate por cada pequeño logro!: celebrar las victorias tempranas te permite asumir los nuevos retos con una actitud positiva que va a favorecer los cambios.
  3. Reflexiona sobre qué es lo que te hace verdaderamente feliz: hacer las cosas con entusiasmo nos coloca en el camino de lograr los objetivos. Cuando no te gusta lo que estás haciendo, tiendes a aburrirte y no sientes motivación al logro.
  4. Piensa en los caminos que puedes tomar para lograr tus sueños: aquí debes evaluar cada posibilidad y recordar que es posible que los caminos fáciles y los atajos pueden ser contrapruducentes para el logro de tus objetivos.
  5. Determina la fecha tope para conseguir tu meta: un objetivo sin fecha es sólo un sueño; establecer fechas concretas es esencial para lograr aquello que deseas.
  6. Divide el trabajo en hitos intermedios que se deben cumplir y distribúyelos en el tiempo: tienes que asumir que no puedes hacer todo al mismo tiempo y que hay cosas que requieren superar etapas para poder lograrlas. Recuerda que un largo viaje comienza con el primer paso y continúa con cada paso que das.

El “iceberg” de la cultura organizacional

Encontramos esta interesante imagen:

La parte visible de la cultura organizacional está compuesta por:

  • Visión
  • Estrategia
  • Valores compartidos
  • Objetivos
  • Políticas
  • Procedimientos

La parte de la cultura organizacional que no es visible está compuesta por:

  • Estructuras
  • Creencias
  • Supuestos compartidos
  • Percepciones
  • Tradiciones
  • Normas
  • Valores
  • Reglas no escritas
  • Historias
  • Sentimientos

Una recomendación: analizar y evaluar nuestra organización desde cada una de estas perspectivas y generar conversaciones con nuestros colaboradores sobre nuestros hallazgos.

Lo que pudo haber sido…

“Lo que pudo haber sido es una abstracción que se mantiene como una posibilidad perpetuada en el mundo de las especulaciones.” — T.S. Eliot


Pensar en “lo que pudo haber sido” no tiene ningún sentido; la clave está siempre en tomar la iniciativa y hacer las cosas que tienes que hacer para alcanzar los objetivos que estableciste.

Cuando piensas demasiado en “lo que pudo haber sido” te paralizas y te quedas atrapado en un círculo de inacción.

La idea es que le pongas movimiento a tus pensamientos.

Nuestras tres palabras para 2018 #3palabras2018

Leemos el post “Mis tres palabras para 2018” de Isra García y decidimos aceptar el reto que él propone.

Antes de compartir nuestras tres palabras para 2018 queremos compartir la “metodología” Isra propone:


Elige tus tres palabras

Elige esas tres palabras que te impulsarán hacia alcanzar lo que deseas en este próximo año. Escribe esas palabras cada día. Colócalas como fondo de escritorio o salvapantallas en tu smartphone. Incluso en tu agenda al comenzar cada día. Tenlas presentes, practícalas a diario y no las olvides ni por un solo día. Léelas al menos una vez al día.
Veamos el proceso. Luego compartiré contigo mis tres palabras, y entonces te pediré, si esto resuena contigo que compartas las tuyas, en los comentarios, en Twitter, en Instagram. Puedes utilizar el hashtag #3palabras2018.

¿Tres palabras?

Chris Brogan explica que se eligen tres palabras porque así las podemos utilizar como una triangulación. Si elegimos una palabra, se evaporará de nuestra mente demasiado rápido. Dos palabras llevan a la lógica “elige esta o la otra”, por lo que tampoco funcionará. Tres palabras son como elegir tres objetivos, coherente, alcanzable, realista y con perspectiva. Con tres palabras podemos ver las situaciones en nuestras vidas desde diferentes dimensiones.

Cómo elegir tus tres palabras para 2018

Chris sugiere no elegir frases, ya que dentro de las frases hay palabras vacías. Selecciona la palabra que más significado tenga para ti, con profundidad, alcance y recorrido para todo el año. Palabras que se puedan aplicar a tu viaje y a tus objetivos. Palabras que te ayuden a tomar decisiones. Ejemplo, no tiene mucho sentido elegir la palabra “amor” si no es para aprender cómo dar o recibir amor. La palabra “autodisciplina” para recordarte que tienes que hacer cada día un esfuerzo que se te resista, sin que venga impuesto por nadie más que tú. La palabra “aquí” podría ayudarte a ser autoconsciente y vivir despierto.

Cuidado con las palabras vacías que no determinan ninguna acción.


2017 fue un año particularmente difícil aquí en Venezuela y 2018 no luce muy alentador de acuerdo a la mayoría de las predicciones de los más respetados economistas de este país y de organismos financieros internacionales.

Nuestras tres palabras son:

  1. Sinergia: de acuerdo a lo que encontramos en Wikipedia, la sinergia, comúnmente, refleja un fenómeno por el cual actúan en conjunto varios factores, contrariamente o varias influencias, observándose así un efecto, además del que hubiera podido esperarse operando independientemente, dado por la concausalidad,​ a los efectos en cada uno. En estas situaciones, se crea un efecto extra debido a la acción conjunta o solapada, que ninguno de los sistemas hubiera podido generar en caso de accionar aisladamente. Para nosotros, esta palabra implicará abrirnos a la posibilidad de colaborar con otros profesionales del aprendizaje que nos ayuden a seguir entregando contenido de calidad y que podamos trabajar juntos en diversos proyectos de aprendizaje organizacional.
  2. Resiliencia: según Wikipedia, es la capacidad que tienen los grupos sociales para sobreponerse a los resultados adversos, reconstruyendo sus vínculos internos, a fin de hacer prevalecer su homeostasis colectiva de modo tal que no fracasen en su propia sinergia. Para el equipo de Aprendizaciones, esto significa que debemos aprender a superar las circunstancias adversas del entorno (particularmente en Venezuela) para poder lograr las metas que nos hemos propuesto para 2018.
  3. Experimentar: esta palabra la vamos a usar como un recordatorio de que debemos aprender a permanecer flexibles ante nuevas posibilidades, ante nuevas formas de hacer y ver las cosas; la idea es no permanecer aferrados a viejas obsoletas formas de hacer las cosas y buscar la innovación en cada cosa que hagamos. Esto requerirá el plantearnos buenas preguntas ante cada situación que nos toque enfrentar.

¿Cuáles son tus palabras para 2018?

¿Rápido o apurado?

Estamos en el día 30 del año y es muy interesante ver cómo hay personas que pretenden hacer en dos días (30 y 31), todo lo que no hicieron en los anteriores 363 días.

¿Quieres hacerlo todo rápido o sólo estás apurado?

Para hacerlo mejor el próximo año, debemos comprender que lograr grandes metas requiere de hacer las “pequeñas tareas” todos los días.

El “gran momento” no existe; es sólo un mito.

Piensa en esto…

Establecer objetivos es lo primero…

Ya nos acercamos a esos días del año en los que comenzamos a revisar lo que hemos logrado durante el año y lo que esperamos lograr durante el próximo año. La clave está en comenzar por lo primero: establecer objetivos.

¿Cómo escribir tus objetivos?

Todo objetivo debe cumplir con lo siguiente:

  • Específico
  • Medible
  • Alcanzable
  • Relevante
  • Oportuno

Recomendamos leer y poner en práctica el artículo “Propósitos de año nuevo“.

Sobre la proactividad…

Encontramos una definición de “proactividad” en Wikipedia:

La proactividad es un concepto de [trabajo y organizaciones] definido como la actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer.

En lifeder.com encontramos 11 características de las personas proactivas:

  1. Buscan diferentes alternativas de actuación.
  2. Aceptan las críticas de forma constructiva.
  3. Utilizan un lenguaje positivo.
  4. Actitud de autocontrol.
  5. Son personas dinámicas.
  6. Confían en sí mismos.
  7. Tienen grandes habilidades para solucionar problemas.
  8. Piensan a largo plazo.
  9. Son perseverantes.
  10. Alcanzan sus metas.
  11. Son conscientes de sus fortalezas y debilidades.

En el sitio mba.americaeconomia.com nos presentan 4 pasos para ser proactivos:

  1. Concretar los objetivos para no perder el rumbo.
  2. Identificar las circunstancias actuales que están impidiendo lograr los objetivos que nos hemos planteado.
  3. Identificar qué situaciones se encuentran en nuestro ámbito de influencia.
  4. Tomar acción sólo en las áreas en las que podemos influir, sin perder de vista los objetivos que hemos establecido.

 

LEPT: Lugar Estupendo Para Trabajar

“Un gran lugar para trabajar es aquel en el que uno confía en las personas para las que trabaja, está orgulloso de lo que hace y disfruta de las personas con las que trabaja”. — Robert Levering, co-fundador, Great Place to Work®

¿Cuáles son las características de un “Lugar Estupendo Para Trabajar“? ¿Qué hace que las personas digan que el sitio donde trabajan sea un “Lugar Estupendo para Trabajar“?

Aprendizaciones 20160823

Hicimos una pequeña investigación y en este post compartimos algunos de nuestros hallazgos.

Según Great Place To Work®, existen dos dimensiones:

  • La visión del empleado: los empleados consideran que un excelente lugar para trabajar es aquel donde,
    • confían en las personas para las que trabajan,
    • sienten orgullo por lo que hacen, y
    • disfrutan de las personas con las que trabajan.
  • La visión del líder: un excelente lugar para trabajar es aquel donde
    • se logran los objetivos de la organización,
    • las personas dan lo mejor de sí, y
    • trabajan como equipo/familia, todo en un ambiente de confianza.

Great Place to Work® también destaca que:

La confianza es el eje fundamental de los excelentes ambientes de trabajo, que se genera a través de la credibilidad con los jefes, el respeto con el que los empleados sienten que son tratados, y la justicia con la que esperan ser tratados. El grado de orgullo respecto a la organización y los niveles de conexión auténtica y camaradería que sienten los empleados son componentes esenciales.

Por otra parte, en El Blog Salmón comparten 5 condiciones comunes de las mejores empresas para trabajar:

  1. Las personas confían en sus jefes.
  2. Se trata a las personas con respeto.
  3. Las personas sienten que reciben un trato justo.
  4. Las personas están orgullosas de lo que hacen.
  5. Existe camaradería.

En El Blog Salmón también destacan algunas características comunes de las mejores empresas para trabajar:

  • Facilidad para hablar con los jefes.
  • Los jefes confían en que el trabajo se hará sin tener que vigilar.
  • Los jefes cumplen sus promesas.
  • Los jefes consideran que de los errores se aprende.
  • Los jefes implican a los trabajadores en la toma de decisiones que les afectan.
  • En las empresas existen igualdad de oportunidades.
  • Los empleados se sienten orgullosos de los logros de su equipo.
  • Los empleados dan más de sí para hacer su trabajo cuando es necesario.
  • Los empleados declaran que les gusta ir a trabajar.
  • Los empleados afirman que pueden ser ellos mismos.
  • Los empleados consideran que reciben un buen trato, independientemente de su posición en la empresa.
  • Los empleados consideran que pueden tomar tiempo de su trabajo para temas personales.
  • Los empleados consideran que sus jefes les apoyan para equilibrar su vida personal y profesional.

Por su parte, en el sitio www.altonivel.com.mx resaltan las “10 claves para ser la mejor empresa para trabajar“:

  1. Estas empresas cuentan con directores y dueños que están convencidos en querer ser el mejor lugar para trabajar. Cada uno de ellos sabe que no sólo se trata de mejorar en la satisfacción de los colaboradores; están conscientes de que tener una gestión adecuada de capital humano es un gran negocio e inversión.
  2. Cuando existe una confianza mutua entre trabajadores y directivos, la colaboración se hace inminente. Los equipos de trabajo se apoyan entre sí y están convencidos que trabajar de forma conjunta es mucho mejor que trabajar de manera individual.
  3. En estas empresas la gente sabe de manera específica cuáles son los objetivos a corto, mediano y largo plazo. También saben cómo hacerlo y para qué se hace, así como las estrategias que se aplican.
  4. Hoy, las empresas buscan ser mejores a través de ideas que nunca hayan sido exploradas y la innovación es fundamental para que estas empresas sean el mejor lugar para trabajar.
  5. Creatividad en todos los aspectos de la vida laboral, desde la gestión de los procesos hasta la decoración de las oficinas.
  6. El capital humano es primero: en estas empresas se encargan de introducir a sus políticas las mejores prácticas para el desarrollo y soporte de su capital humano.
  7. Estas empresas se encargan de realizar programas educativos al interior y exterior de sus lugares de trabajo, los cuales integran, de manera directa, a las familias de los trabajadores. Además, uno de los principales objetivos de estas empresas es darles oportunidad a sus trabajadores de encontrar un balance tanto en su vida laboral como en la personal.
  8. Planes de desarrollo y beneficio: Cuando una empresa se preocupa por el desarrollo de su gente, los resultados en la producción y en la calidad de sus productos es insuperable. En cuanto a los beneficios, una de las características que tienen estas empresas son los beneficios diferenciados.
  9. El trato justo es un factor determinante para asegurar que éste es un mejor lugar para trabajar. Dejar diferencias de sexo, estrato social y rango de trabajo es necesario para encontrar un equilibrio en una organización.
  10. El capital humano no sólo es un número de nómina, son seres humanos
    que necesitan ser respetados. Las empresas deben preocuparse por la salud física y mental de sus colaboradores, respetando horarios de trabajo, proporcionando lugares para una mejor alimentación y calidad en sus herramientas de trabajo.

Por último, en www.entrepreneur.com presentan “10 claves para ser un Great Place to Work“:

  1. Como líder, es importante que comuniques tus objetivos con claridad a tu equipo, pero también que estés disponible para escucharlo y que lo hagas partícipes de las decisiones y los logros de la empresa. Asimismo, es fundamental terminar con la burocratización para agilizar los procesos y que exista una mejor comunicación de equipo.
  2. Los líderes tienen credibilidad, por lo que los trabajadores confían plenamente en sus decisiones. Asimismo, los líderes muestran continuamente los avances de la empresa.
  3. Los miembros de un excelente lugar para laborar disfrutan su trabajo. Para ellos, entregar resultados no está en contradicción con pasarla bien.
  4. Las personas que trabajan en una gran empresa se sienten tan satisfechas con la forma en que son tratadas que transmiten este orgullo a sus colaboradores y a personas externas a la organización.
  5. El hecho de que hombres y mujeres reciban el mismo trato y sueldo forma parte del ADN de estas empresas. La diversidad y la inclusión también son importantes en estas empresas.
  6. Un lugar estupendo para trabajar es un sitio que debe asegurarse de ofrecer oportunidades de crecimiento a sus empleados. Asimismo, sus líderes deben estar abiertos a escuchar las inquietudes de crecimiento de sus trabajadores y trabajar con ellos para alcanzar un acuerdo que favorezca a ambas partes.
  7. Un gran lugar para trabajar tiene reglas, pero no es rígido en sus procedimientos. Siempre y cuando los objetivos sean cumplidos, ofrece flexibilidad de horarios, la posibilidad de trabajar desde casa y otras facilidades para sus empleados. Da a sus trabajadores la oportunidad de encontrar un balance tanto en su vida laboral como en la personal.
  8. Estas organizaciones no se quedan estancadas: por el contrario, van un paso más allá al avanzar con las tendencias e incorporarlas en sus prácticas cotidianas. Asimismo, buscan ser mejores proponiendo ideas que nunca hayan sido exploradas.
  9. Una de las características principales de estas empresas es que se preocupan por ofrecer un espacio de trabajo agradable. Las oficinas están bien ubicadas; los trabajadores tienen espacio suficiente para trabajar, los espacios están iluminados y las instalaciones incorporan salas de juego y relajación, comedores comunitarios y otras facilidades.
  10. Existen planes de carrera y capacitación que ayudan al crecimiento de cada uno de los colaboradores, lo cual permite tener equipos sumamente preparados para resolver tareas (y no equipos que dependan completamente de sus líderes).

Preguntas para reflexión:

  • ¿Cuáles son las 10 principales características de tu empresa?
  • ¿Cómo se comparan esas características con las que están en cada de estas listas que presentamos?
  • ¿Qué tienen que hacer en tu empresa para convertirse en un “Lugar Estupendo Para Trabajar?
  • ¿Cuáles son los “primeros pasos” que tomarán para empezar a convertirse en un “Lugar Estupendo para Trabajar”?

¿Qué sucederá en el 2017?

En estos primeros días del 2017 leo muchas publicaciones sobre tendencias y predicciones sobre lo que podría suceder durante el 2017 que recién acaba de empezar. Con total sinceridad, les comento que mucho de lo que leo es “bullshit” porque nadie tiene la verdad absoluta en sus manos y no podemos tener certezas plenas sobre lo que terminará sucediendo.

Lo que sí es cierto es que en estos días el “pensamiento mágico pendejo” está desbordado. Me gustaría leer más cosas del tipo “durante este 2017 me comprometo a realizar las siguientes acciones” antes de las ya tradicionales frases de “soy el hijo predilecto del Universo y me merezco todo lo que venga a mi”, “2017, ¡voy por ti!”, y otras del mismo tenor que no conllevan ningún tipo de acción ni compromiso.

Primero, lo primero: ¿cuáles son los objetivos específicos que te trazaste para este 2017? Es una buena idea escribirlos y agregar las acciones específicas que te ayudarán a lograr esos objetivos durante este 2017.

Segundo: ¿cuáles son las cosas que tienes que hacer y las decisiones que tienes que tomar para lograr tus objetivos? Lo único que cae del cielo es lluvia, meteoritos y relámpagos. De resto, todo depende de ti más que del universo o el horóscopo.

Tercero: ¿qué tienes que hacer diferente para que tengas los resultados que esperas? Puede que esta sea la parte más difícil porque tenemos la tendencia a aferrarnos demasiado a las “fórmulas exitosas del pasado”. Siempre debemos recordar que “nuestros éxitos pasados no garantizan absolutamente nada”.

Espero sus valiosos comentarios.

Sergio F. Sosa Sánchez