¿Tu trabajo consiste en “seguir órdenes”?

Particularmente en Venezuela se escucha con frecuencia a los trabajadores de diferentes empresas que su trabajo consiste en “seguir órdenes” de uno o varios jefes.

No es sensato hacer ese trabajo; de hecho, si lo analizamos bien, un robot podría ser mucho mejor “siguiendo órdenes” que un ser humano pero si tal robot posee características de Inteligencia Artificial, terminará tomando la mejor decisión posible por lo que se acabará la directriz que establece que debe seguir órdenes.

Recordamos un pasaje de la película “I, Robot” en donde actúa Will Smith: el robot que lo acompaña tomó una decisión y Smith le preguntó el por qué había hecho algo que él no le había dicho a lo que el robot le respondió que su directriz era “tomar la mejor decisión posible”.

¡No tienes excusas! No te puedes esconder detrás de la frase “mi trabajo aquí es seguir órdenes de mis jefes” porque se supone que fuiste contratado para tomar la mejor decisión posible (si tu jefe no te permite tomar la mejor decisión posible, lo mejor que puedes hacer es empezar a buscar otro empleo).

Recuerda esto: ¡no vuelvas a utilizar la frase “mi trabajo aquí es seguir las órdenes de mi jefe”.

¿Estamos preparados?

Leemos el artículo “4 predictions for the future of work” en  el sitio web del World Economic Forum y queremos compartir algunas ideas:

  1. La Inteligencia Artificial y la robótica crearán más empleos, no desempleo masivo: esto requerirá que asumamos las riendas de la innovación. Esto supone abrir nuevas ventanas de oportunidades, no eliminarlas. Con certeza, la Inteligencia Artificial y la robótica se harán cargo de las tareas rutinarias pero, en todo caso, los humanos seremos los que decidiremos cuáles serán los cursos de acción que se tomarán.
  2. Las ciudades competirán contra otras ciudades por el talento excepcional: a medida que el teletrabajo se impone, las personas tenderán a vivir en donde les plazca. Esto llevará a que las ciudades creen las condiciones para que las personas con talento excepcional quieran vivir en ellas.
  3. La mayor parte de las personas serán “freelancers” en 2027: por un lado, las personas prefieren tener varios “clientes” (varios empleos con varios ingresos) que dedicarse por completo a una sola empresa (con un único ingreso); por el otro lado, las empresas están incorporando teletrabajadores cada vez más. Puede que esto conlleve a una “explosión” de freelancers en el futuro cercano.
  4. La educación romperá el molde: nuestro sistema educativo está descompuesto. La forma en que hemos venido formando a las futuras generaciones no se compagina con lo que se requerirá de ellos en el futuro. Debemos repensar la forma en la que se desarrolla el talento y preparar a los estudiantes para toda una vida de aprendizaje.