Normas de la delegación eficaz

En el libro “El tiempo, la PNL y la inteligencia emocional” (2009. Ediciones Gestión 2000. ISBN: 978-84-9875-040-9), José Ma. Acosta expone las normas de la delegación eficaz:

  • Definir las atribuciones, la autoridad y la responsabilidad que delega.
  • Comunicar estas atribuciones y esta responsabilidad a las personas, del equipo o de fuera de él, que puedan verse afectadas por ello.
  • Asistir a su colaborador y facilitarle la formación necesaria, sobre todo en la fase inicial, en la que la novedad le acarreará, inevitablemente, problemas.
  • Establecer controles que aseguren el seguimiento necesario, con frecuencia decreciente.
  • Conceder el derecho al error. Esta es, probablemente, la causa más frecuente de fracaso.

Con demasiada frecuencia, la delegación falla cuando no se respetan estas normas:

  • Al no definir las atribuciones, autoridad y la responsabilidad que se delegan, es posible que nuestro colaborador se sienta extraviado dentro del mar de normas, procedimientos, políticas y tradiciones de la empresa; también se le dificultará la toma de decisiones.
  • Cuando no comunicamos las atribuciones y responsabilidades que estamos delegando, tanto el resto del equipo como otras personas ajenas al equipo no saben cuáles son las cosas que debe resolver el colaborador.
  • Una falla muy frecuente es no formar adecuadamente a nuestros colaboradores de forma que puedan llevar a cabo sus funciones de la mejor manera posible. En muchas ocasiones se le asignan nuevas atribuciones y responsabilidades a nuestros colaboradores y cuando requieren asistencia se les dice que ellos fueron contratados para “resolver” (un gran error de muchos jefes).
  • Otra causa frecuente de las fallas en el proceso de delegación es no establecer los mecanismos de seguimiento más adecuados de acuerdo a las actividades que serán realizadas. La consecuencia directa de esta falla es el retrabajo.
  • Somos seres humanos y tenemos derecho a equivocarnos (sobre todo cuando no hemos recibido la formación adecuada para enfrentar nuevas atribuciones y responsabilidades). Si no toleramos los errores, nuestros colaboradores se inhibirán de proponer ideas para mejorar los procesos.

Lecturas sugeridas:

Evolución del empleado

 

Encontramos esta interesante imagen en la cuenta de Humannova en Twitter:

Evalúa en qué situación está tu empresa en este momento:

  • ¿Se parecen tus colaboradores al perfil del futuro?
  • ¿Qué están haciendo para ayudar a sus colaboradores a desarrollar lo que requieren para convertirse en “empleados del futuro”?
  • No pueden perder demasiado tiempo pensando en qué hacer: hay tareas que se pueden hacer desde hoy mismo y otras que requerirán un poco más de tiempo, ¡pero tienen que empezar desde ya!

Seis reglas para simplificar el trabajo conforme se vuelve más complejo

Leemos el post “Seis reglas para simplificar el trabajo conforme se vuelve más complejo” de Anna Mola Closas y compartimos nuestra propia adaptación.

Este post fue compartido por Virginio Gallardo en su cuenta de Twitter:

Anna escribe en su post:

La gestión de la creciente complejidad organizativa hasta ahora se ha abordado desde una balanza entre un enfoque hard, basado en estructuras y procesos, y un enfoque soft, basado en sentimientos y relaciones interpersonales. Pero según Yves Morieux, experto francés en diseño organizacional, el verdadero problema es que estos dos planteamientos están obsoletos. En una apasionada conferencia TED sostiene que el éxito ahora pasa por superar la disyuntiva hard-soft y centrarse en un sistema de simplicidad inteligente que fomente la cooperación.



Yves Morieux, consultor del Boston Consulting Group, afirma: “he pasado los últimos años intentando resolver dos enigmas: por qué la productividad es tan decepcionante en todas las empresas con las que trabajo y por qué hay tan poco compromiso en el trabajo“.


Anna Mola Closas plantea:

Para lidiar con la complejidad, para mejorar el sistema nervioso de la organización, Yves Morieux defiende la aplicación de una simplicidad inteligente basada en seis reglas:

  1. Entender qué hacen los demás. Comprender el trabajo de los otros, yendo más allá de las descripciones de los puestos de trabajo y de los prejuicios, es básico para entender las razones de cada uno.
  2. Reforzar a los integradores. En vez de añadir nuevas estructuras, reforzar a los jefes de equipo en las estructuras actuales dándoles poder para hacer cooperar a sus equipos. Esto implica eliminar normativas y dotar a dichos gerentes de un poder discrecional.
  3. Incrementar la cantidad de poder. Empoderar a los trabajadores hace que puedan utilizar su criterio y su inteligencia y que les sea posible correr el riesgo de cooperar.
  4. Extender la sombra del futuro. Crear ciclos de feedback que expongan a la gente a las consecuencias de sus propias acciones.
  5. Aumentar la reciprocidad. Mediante la eliminación de las barreras que nos hacen autosuficientes, nos vemos forzados a cooperar.
  6. Recompensar a aquellos que cooperan. Al mismo tiempo hay que penalizar a aquellos que no lo hacen. Tal y como expresa el Director General de Lego, Jorgen Vig Knudstorp: “La culpa no es por fracasar, es por fallar en ayudar o en pedir ayuda”.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Qué hacen en tu empresa para ayudar a los colaboradores a entender qué hacen los demás?
  • ¿Saben quiénes son los “integradores”? ¿Qué hacen para reforzarlos?
  • ¿Empoderan a los colaboradores? ¿Cómo lo hacen?
  • ¿Cada colaborador tiene conciencia de las consecuencias de sus acciones?
  • ¿Cómo se fomenta la cooperación?
  • ¿Recompensan a quienes cooperan? ¿Esos colaboradores sienten que esa recompensa es justa y adecuada?

Tips para “hackear” tu productividad

Leemos el post “Top 27 Productivity Hacks of 2018” de Larry Kim y compartimos aquí algunos de los tips que nos sugiere:

  1. Construye tu energía: toma un momento cada mañana para escribir tu propósito diario o las razones que te impulsan a hacer lo que haces. Esto te servirá como recordatorio de por qué te dedicas a lo que te dedicas y puede funcionar como una excelente fuente de motivación.
  2. Controla tu agenda: en lugar de permitir que otros tomen el control de tu agenda, reserva el tiempo que necesitas para manejar tareas críticas.
  3. Crea una mini crisis: algunas personas necesitan trabajar bajo presión, lo que les permite alcanzar mucho más que lo que creían en un principio. Puedes recrear esa sensación asignando menos tiempo a una tarea para que sea completada. Esto podría ayudarte a mejorar tu enfoque y terminar las tareas antes del tiempo que se requiera.
  4. Apaga las notificaciones de tu smartphone: aunque apagar tu teléfono no es una buena opción en esta época, silenciar las notificaciones sí podría ayudarte a mejorar tu productividad. Las notificaciones son unos grandes distractores que te impiden completar las tareas que debes realizar.
  5. Establece un tiempo para leer y responder el correo electrónico: las notificaciones del correo electrónico también son unos grandes distractores. Establecer horarios específicos para leer y responder el correo electrónico puede ayudarte a mejorar tu productividad.
  6. Evita los sitios web “devoradores-de-tiempo”: si encuentras que le dedicas mucho tiempo a este tipo de sitios web que lo único que hacen es alejarte del logro de tus objetivos, debes considerar el dejar de visitarlos y colocarlos en una especie de “lista negra”.
  7. Escucha música que te ayude a ser más productivo: hay música que puede que te distraiga mucho más de lo que te ayuda a concentrarte en tus tareas. Puede que debas seleccionar diferentes tipos de música para cada momento del día.
  8. Primero, lo primero: puede que esto sea demasiado obvio pero la mayoría de las personas hacen muchas cosas que no los llevan a ninguna parte. Las tareas esenciales son las que deben hacerse primero. Esta práctica te ayudará a mejorar tu productividad de una forma significativa.
  9. Toma las “tareas de dos minutos” en segundo lugar: hay tareas que no requieren de mucho tiempo para ser completadas. Puedes hacer estas tareas al final del día o al final de cada período laboral (final de la mañana y final de la tarde).
  10. Agrupa tareas: cuando sea posible, agrupa las tareas similares. Cuando tu cerebro está concentrado en un tipo particular de tareas es mucho más fácil (y más rápido) hacerlas.
  11. Reduce el tiempo de reuniones en 25%: aunque algunas reuniones sean vitales para tu negocio, en algunos casos se extienden más allá de lo necesario, sobre todo cuando no agregan ningún a valor a las partes involucradas. Recuerda esto: cuando consideres que la reunión no es necesaria, elimínala por completo. Tu equipo de trabajo te lo agradecerá. No te involucres en la “reunionitis“.
  12. Considera las “reuniones de pie”: si necesitas que la reunión sea rápida, considera que la reunión se haga con todas las personas estando de pie. Esto hará que todos los involucrados busquen una solución rápida y cada quien pueda continuar con actividades habituales.
  13. Lo “perfecto” es enemigo de lo “bueno”: la perfección es una ilusión, sobre todo cuando quieres perfeccionar algo que ya es suficientemente bueno. Una cosa es apuntar a la excelencia y otra muy distinta es aspirar a que todo sea “perfecto”.
  14. Aprende a delegar y tercerizar: muchos dueños de empresas quieren tener el control de todo y caen en la trampa de la sobrecarga de trabajo. Algunas tareas requieren de tu participación directa mientras que otras podrían ser asumidas por alguno de tus colaboradores o por alguno de tus proveedores.
  15. Tu desarrollo profesional es esencial: siempre tenemos mucho que aprender. El desarrollo profesional te ayuda a adquirir nuevas habilidades y perspectivas, lo que te permite ser mucho más efectivo. Si una nueva competencia te puede llevar a un nivel más alto de productividad, entonces debes trabajar para adquirirla.
  16. Aprende a automatizar: la tecnología nos permite automatizar muchas tareas, sobre todo aquellas que son rutinarias. Si hay alguna tarea que puede ser automatizada, ¡no dudes en hacerlo!
  17. Darse de baja y dejar de seguir: si un boletín electrónico o alguna cuenta de redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram o LinkedIn, principalmente), debes darte de baja o dejar de seguirlas inmediatamente. Haz una revisión semanal de los boletines electrónicos que te llegan y de las cuentas que sigues en redes sociales.
  18. Haz citas contigo mismo: al menos una vez a la semana, haz una cita contigo mismo para revisar cómo te estás sintiendo y establecer planes para remediar las emociones negativas que te puedan estar afectando. Cuidarte a ti mismo es muy importante para mejorar tu productividad.
  19. Desarrolla una estrategia para “NO”: decir que sí a todo puede ser abrumador pero decir “no” puede ser estresante. Para aprender a decir “no” de una manera fácil, diseña una estrategia que incluya plantillas de correo electrónico que te permitan simplificar las conversaciones. Esto te ayudará a reducir el tiempo de discusiones mientras garantiza que tu posición sea comprendida de una forma clara.
  20. Invierte en una segunda pantalla: tener una segunda pantalla puede ser muy beneficioso, sobre todo cuando tienes que escribir un documento que requiere que revises constantemente un informe o cualquier otro recurso. Las pantallas grandes facilitan la lectura de textos y la segunda pantalla evita que cambies constantemente de página o aplicación.
  21. No te quedes estancado en el inicio: cuando comenzamos un proyecto, tenemos la tendencia a comenzar en el propio principio. Si te encuentras estancado, no temas comenzar en otro segmento. A veces, puede ser mucho más fácil comenzar en la mitad o en el mismo final. Recuerda que cada proyecto tiene sus propias características.
  22. Usa plantillas: esto puede ser particularmente útil cuando trabajas con frecuencia en el mismo tipo de documento. No tienes que reinventar la rueda constantemente.
  23. Guarda, guarda, guarda: aunque muchos programas tienen incorporada la función de guardar automáticamente, puede que los tiempos para guardar sean especialmente largos. Crea el hábito de guardar luego de cada aspecto clave para que puedas preservar tu trabajo.
  24. Aprende los atajos de teclado: estos atajos pueden ayudarte a ahorrar tiempo en cada tarea que realizas y están disponibles en casi cualquier programa o aplicación que usas.
  25. Ignora las noticias: mantenerse al tanto de todas las noticias es prácticamente imposible. Con frecuencia, estar pendiente de las noticias constantemente puede ser un importante distractor. Vale la pena silenciar los agregadores de noticias y concentrarte en las tareas que tienes que hacer.
  26. Deja de hacer “multitasking”: es una trampa porque te lleva a dejar muchas tareas sin completar al mismo tiempo. Es mucho mejor que te concentres en las tareas esenciales.
  27. Aprende a sacarle el máximo provecho a Excel: es mucho lo que puedes aprender sobre Excel en una hora. Esto puede tener un gran impacto en tu productividad.

 

Bruce Dickinson: todos vendemos emociones

Leemos una interesante entrevista que le hizo Salva López a Bruce Dickinson en el 2012 y que está publicada en el sitio https://www.contunegocio.es/

Compartimos algunas frases extraídas de esa entrevista:

  • En Iron Maiden siempre hemos tenido muy claro quiénes éramos, quiénes queríamos ser y quiénes no queríamos ser.
  • Se tarda un año en grabar un disco. Se puede hacer en menos tiempo y ahorrando dinero, pero el resultado no será el mismo.
  • Hay muchísima gente con talento en el mundo, pero el talento no diferencia. Lo único que diferencia es la determinación.
  • El entusiasmo y la pasión funcionan muy bien en momentos concretos, pero solo la determinación es capaz de superar los momentos de desánimo y tedio. Eso significa la diferencia entre el éxito y el fracaso.
  • Si queremos un equipo que sea innovador y creativo, lo mejor que podemos hacer es darle libertad, dejarle solo, que trabaje a su aire y sin interferir.
  • Hay que dejar que las personas maduren sus propias ideas, que las lleven al máximo y a partir de ahí podremos formular nuevas preguntas para estimular que el proceso siga adelante.
  • Sea lo que sea que vendan, deben tener en cuenta que lo que están vendiendo es una emoción, porque todo aquello con lo que interactuamos nos genera una emoción.

¿Qué podemos aprender de las palabras de Bruce Dickinson para aplicar en nuestras organizaciones?

¿Cuáles son los “primeros pasos” que tenemos que dar para incorporar estas premisas en la gestión de nuestros equipos de trabajo?

El pensamiento profundo de Eric Ries

Eric Ries (1979) es un emprendedor y autor del popular blog Startup Lessons Learned. Es ponente habitual en encuentros sobre negocios, asesora a startups, grandes compañías y empresas de capital riesgo sobre estrategias de negocio y producto, y colabora con la Harvard Business School.
Su método Lean Startup ha merecido comentarios en The New York Times, The wall Street Journal, La Harvard Business Review, el Huffington Post y en muchos blogs.

Ries ha sido elegido por la revista Business Week como uno de los mejores emprendedores en tecnología y está considerado como uno de los personajes más influyentes de Twitter según el Peer Index.

Sitio web oficial: http://www.startuplessonslearned.com/

Compartimos algunas de sus frases para acercarnos a su forma de pensar:

  • Aprender a ver y eliminar los residuos de forma sistemática ha permitido a las compañías magras como el Toyota dominan industrias enteras. Pensamiento Lean define el valor como ‘proporcionar beneficio para el cliente’, todo lo demás es desperdicio.
  • Cuando me encuentro con la mayoría de equipos empresariales, les hago una pregunta simple: ¿Cómo sabes que estás progresando? La mayoría de ellos realmente no pueden responder a esa pregunta.
  • Yo diría que, como empresario todo lo que haces – cada acción que usted tome en el desarrollo de productos, en la comercialización, todas las conversaciones que tienes, todo lo que haces – es un experimento. Si usted puede conceptualizar su trabajo no como características de construcción, no como el lanzamiento de campañas, sino como llevar a cabo experimentos, se puede obtener más radicalmente con menos esfuerzo.
  • Nuestro sistema educativo no está preparando a la gente para el siglo 21. El fracaso es una parte esencial de la iniciativa empresarial. Si trabajas duro, puedes conseguir una ‘A’ o menos garantizado, pero en el espíritu empresarial, no es así como funciona.
  • Es una cosa muy paradójica. Queremos pensar en grande, pero empezar poco a poco. Y luego escalar rápido. La gente piensa en tratar de construir el próximo Facebook como tratar de empezar donde Facebook es hoy en día, como una importante presencia global.
  • El éxito de puesta en marcha no es una consecuencia de los buenos genes o estar en el lugar correcto en el momento adecuado. El éxito puede ser diseñada siguiendo el proceso correcto, lo que significa que se puede aprender, lo que significa que se puede enseñar.
  • Tienes la oportunidad de desarrollar una cultura empresarial después de haber cambiado con éxito el sistema de rendición de cuentas para que las personas pueden utilizar un proceso mejor. El proceso impulsa la cultura, y no al revés, por lo que puede no sólo cambiar la cultura, hay que cambiar el sistema.
  • La ciencia y la visión no son opuestos o enfrentados. Se necesitan mutuamente. A veces escucho a otras personas arranque dicen algo en la línea de: “Si el espíritu empresarial es una ciencia, entonces cualquiera podría hacerlo. ‘ Me gustaría señalar que incluso la ciencia es una ciencia, y todavía muy poca gente puede hacerlo, y mucho menos hacerlo bien.

Biografía tomada de http://www.compartelibros.com/

Frases tomadas de http://www.frasesgo.com/

Los jefes están primero

Este post es una adaptación de “The boss goes first” original de Seth Godin.

Si queremos construir una cultura organizacional vibrante, o dirigir con autoridad, o crear una dinámica social que sea productiva y justa, la principal regla es: las reglas se aplican a las personas que tienen poder antes de ser aplicadas a los demás.

Es muy fácil racionalizar la alternativa: poner a los jefes primero. Después de todo, te has ganado la autoridad y crees tener derecho a ser exceptuado de las reglas.

Cuando evitamos caer en la tentación de vulnerar las reglas y nos convertimos en los primeros en acatarlas, nuestra cultura organizacional se consolida y todos empiezan a asumirla como propia.

Las reglas más importantes son aquellas que tienen que ver con la conducta y la transparencia.

Las personas pueden escuchar lo que dices, pero siempre recordarán cada una de las cosas que haces.

Las 5 leyes fundamentales de la estupidez humana…

Carlo Maria Cipolla fue un respetado historiador del pensamiento económico que se hizo mundialmente famoso por su libro “Allegro ma non troppo” en el que arrojaba luces sobre la estupidez. Repasemos las 5 leyes fundamentales de la estupidez humana:

  1. Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.
  2. La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona.
  3. Una persona estúpida es una persona que causa daño a otra o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio.
  4. Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento y lugar, y en cualquier circunstancia tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.
  5. La persona estúpida es el tipo de persona más peligroso que existe. El estúpido es más peligroso que el malvado.

Tomamos de Wikipedia lo siguiente:

Por deducción, de la tercera ley, Cipolla identifica dos factores a considerar cuando se explora la conducta humana:

  • Beneficios y pérdidas que un individuo se causa a sí mismo
  • Beneficios y pérdidas que un individuo causa a los otros

Creando un gráfico en el que se coloca el primer factor en el eje x y el segundo en el eje y se pueden obtener cuatro grupos de individuos:

(1)-INTELIGENTES: benefician a los demás y a sí mismos.
(2)-INCAUTOS o desgraciados: benefician a los demás y se perjudican a sí mismos.
(3)-ESTÚPIDOS: perjudican a los demás y a sí mismos.
(4)-MALVADOS o bandidos: perjudican a los demás y se benefician a sí mismos.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Qué conclusiones podemos obtener de estas 5 leyes fundamentales de la estupidez humana?
  • ¿Qué podemos aprender?
  • ¿Qué tenemos que cambiar en nuestros modelos de gestión?

Lecturas recomendadas:

http://manuelgross.bligoo.com/content/view/1523708/Resumen-de-las-Cinco-Leyes-Fundamentales-de-la-Estupidez-Humana.html#.WgJSnVTWzct

http://elpaissemanal.elpais.com/columna/rosa-montero-peligrosa-estupidez/?id_externo_rsoc=FB_CC

Un nuevo mundo…

“Yo sé que estás asustado y solo

Pero enfrentaremos esto juntos

Con la inocencia en tus ojos…”

John Petrucci

Nos ha tocado vivir en tiempos muy interesantes: todo se mueve rápidamente, no sabemos cuándo las cosas volverán a ser “normales” y tampoco sabemos muy bien qué significa “normal”.

Dentro de todo ese movimiento que no se detiene, tenemos la oportunidad de leer libros interesantes y eso nos ha sucedido con “La araña & la estrella de mar” de Ori Brafman & Rod A. Beckstrom (Ediciones Urano, 2007. ISBN: 978-84-96627-23-9). Este libro demuestra cómo ciertas estructuras han puesto en jaque a las grandes multinacionales sin necesidad de un liderazgo en el sentido tradicional: nos enseña qué ocurre cuando nadie está al mando.

Nos tomamos la libertad de seleccionar algunas frases e ideas que aparecen en el capítulo “El nuevo mundo“:

  • En el siglo XX, la comunicación entre individuos era mucho más importante para el crecimiento económico que la comunicación entre las autoridades gubernamentales y las masas.
  • Cuando las reglas del juego cambian de repente, como lo hicieron con la popularización del teléfono, es fácil quedarse atrás.
  • Estamos acostumbrados a que las cosas funcionen de una determinada manera. Nos aprendemos las normas, pero no logramos prever los cambios radicales.
  • Las fuerzas de la descentralización han creado un nuevo conjunto de reglas. Este cambio ha sido tan rápido que las industrias y los gobiernos han descubierto que estaban empleando estrategias anticuadas.

Nuevas reglas para el nuevo mundo:

  1. Las deseconomías de escala
    1. Aunque nuestra intuición pueda decirnos lo contrario, ser pequeño puede ser preferible a ser grande.
    2. El tamaño reducido, combinado con una amplia red de usuarios, ofrece a estas empresas flexibilidad y poder.
    3. Hemos entrado a un mundo nuevo, donde ser pequeño puede ofrecer una ventaja económica fundamental.
    4. A medida que aumentan las deseconomías de escala, se reduce drásticamente el coste de entrar en un mercado nuevo.
    5. El tamaño es lo que importa. Lo pequeño se impone.
  2. El efecto red
    1. El efecto red consiste en el aumento del valor global de la red debido a la adición de cada miembro nuevo.
    2. Aunque en otro tiempo crear  un efecto de red significativo costaba millones o miles de millones, para muchas organizaciones “estrella de mar” el coste se ha reducido hasta cero.
    3. Las organizaciones “estrella de mar“, a menudo sin gastar nada de nada, crean comunidades en las que cada nuevo miembro añade valor a la red.
  3. El poder del caos
    1. El pensamiento convencional nos dice que para dirigir una empresa hay que ser organizado y estructurado.
    2. Dentro de los sistemas aparentemente caóticos, los usuarios son libres de hacer lo que quieran.
    3. Los sistemas “estrella de mar” son incubadoras maravillosas para ideas creativas, destructivas, innovadoras o alocadas.
    4. Las buenas ideas atraerán a más personas, y en un círculo pondrán el plan en práctica.
    5. Si para usted la creatividad es valiosa, tendrá que aprender a aceptar el caos.
  4. El conocimiento en el margen
    1. En las organizaciones “estrella de mar“, el conocimiento se extiende por toda la organización.
    2. A menudo, el conocimiento se encuentra en los márgenes de la organización.
  5. Todo el mundo quiere contribuir
    1. Las personas inmersas en una “estrella de mar” no sólo saben de algo, sino también sienten el deseo fundamental de compartirlo y de contribuir a ella.
    2. Todo gira en torno al espíritu de compartir y contribuir.
  6. Cuidado con las “respuestas hidra”
    1. Si le corta un brazo a una estrella de mar, de él saldrá un cuerpo nuevo.
    2. ¡No intente cortarle la cabeza a una estrella de mar!
  7. El papel de los catalizadores
    1. Todos queremos saber, de forma natural, quién manda, quién puede hacer que pasen cosas.
    2. Los catalizadores son esenciales para las organizaciones descentralizadas.
    3. Los catalizadores son importantes porque inspiran a otros a actuar.
    4. Si convierte a un catalizador en director, pondrá en peligro a toda la red.
  8. Los valores son la organización
    1. La ideología es el combustible que impulsa a una organización descentralizada.
    2. La mayoría de las organizaciones “estrella de mar” nacieron de lo que en aquel momento parecía una ideología radical.
  9. Medir, analizar y gestionar
    1. El hecho de que las organizaciones “estrella de mar” tiendan a ser ambiguas y caóticas no significa que no podamos medir sus resultados.
    2. Cuando medimos una red descentralizada es mejor tener la razón ambigua que equivocarse con precisión.
    3. Gestionar una red descentralizada requiere alguien que sea una combinación de arquitecto, animadora de un equipo deportivo y observador sobrecogido.
    4. En una organización “estrella de mar”, la gente hará lo que haga.
    5. En su máxima expresión, los catalizadores conectan a las personas y hacen que la ideología siga latiendo a su propio ritmo.
  10. Rebájate, o te rebajarán
    1. Cada vez más, para poder sobrevivir, las empresas e instituciones deben adoptar el enfoque híbrido.
    2. En el mundo digital, la descentralización seguirá cambiando el rostro de la industria y la sociedad.

A primera vista, las organizaciones descentralizadas parecen desordenadas, caóticas. Pero cuando empezamos a apreciar su verdadero potencial, lo que al principio parecía entropía se convierte en una de las fuerzas más poderosas que haya habido en este mundo.

 

 

¿Realmente quieres cambiar?

Osho: “Queremos cambiar si no hay riesgo, y eso es imposible. Esa condición -el que no haya riesgo- imposibilita el cambio, porque todo ha de estar en juego, sólo entonces es posible el cambio”.

En el libro “Día a día” (Editorial EDAF, 2001. ISBN: 84-414-1132-8), Osho diserta sobre el cambio:

“El cambio no puede ser parcial. O es o no es… únicamente puede ser total. De modo que la decisión radica entre ser o no ser. Es un salto, no un proceso gradual”.

Manuel Gross presenta en su blog, Pensamiento Administrativo, las 5 etapas de la resistencia al cambio:

  1. Negación: negamos que el cambio está ocurriendo o va a ocurrir.
  2. Cólera: nos enojamos, como una manera de lidiar con la realidad, en el momento en el que ya no podemos seguir negando que el cambio está ocurriendo.
  3. Negociación: es una especie de “regateo interno” en el que tenemos un diálogo interno sobre si las cosas hubiesen sido diferentes.
  4. Depresión transitoria: transitoriamente nos sentimos vacíos, sin energía ni entusiasmo, desalentados. Tanto a nivel personal como organizacional ponemos en duda nuestra propia competencia y nuestra autoestima es frágil en esta etapa.
  5. Aceptación y crecimiento: finalmente, una vez que salimos de la depresión transitoria, llegamos a aceptar el cambio, empezamos a probar fuerzas de nuevo y descubrimos que hemos alcanzado un nuevo estado de cierta tranquilidad y conciliación auténtica con nosotros mismos y que en el proceso hemos madurado y crecido, ya sea personal u organizacionalmente.

¿Cómo enfrentar el cambio?

En el sitio Alto Nivel ofrecen 3 reglas para enfrentar el cambio:

  1. Identifica el cambio: analizar de manera detallada cuáles son los cambios, los procesos que se estarán cambiando, así como las audiencias que se ven afectadas y de qué manera se verán impactadas.
  2. Querer, poder y saber:
    1. Querer hacerlo: orientar de manera efectiva, convencer y vender los beneficios del cambio para que la gente se involucre en los procesos de transición.
    2. Poder hacerlo: la empresa debe proporcionar las herramientas tecnológicas indispensables para que los colaboradores alcancen los objetivos propuestos.
    3. Saber hacerlo: es fundamental que los colaboradores estén capacitados y actualizados.
  3. Armar un modelo de comunicación: armar una estrategia de comunicación para hablar de la transición y las nuevas reglas; así se podrá tener la confianza y fidelidad de los colaboradores.

¿Cómo han enfrentado los cambios en tu empresa?

¿De qué manera han hecho que el impacto se haya disminuido?