El “iceberg” de la cultura organizacional

Encontramos esta interesante imagen:

La parte visible de la cultura organizacional está compuesta por:

  • Visión
  • Estrategia
  • Valores compartidos
  • Objetivos
  • Políticas
  • Procedimientos

La parte de la cultura organizacional que no es visible está compuesta por:

  • Estructuras
  • Creencias
  • Supuestos compartidos
  • Percepciones
  • Tradiciones
  • Normas
  • Valores
  • Reglas no escritas
  • Historias
  • Sentimientos

Una recomendación: analizar y evaluar nuestra organización desde cada una de estas perspectivas y generar conversaciones con nuestros colaboradores sobre nuestros hallazgos.

Los jefes están primero

Este post es una adaptación de “The boss goes first” original de Seth Godin.

Si queremos construir una cultura organizacional vibrante, o dirigir con autoridad, o crear una dinámica social que sea productiva y justa, la principal regla es: las reglas se aplican a las personas que tienen poder antes de ser aplicadas a los demás.

Es muy fácil racionalizar la alternativa: poner a los jefes primero. Después de todo, te has ganado la autoridad y crees tener derecho a ser exceptuado de las reglas.

Cuando evitamos caer en la tentación de vulnerar las reglas y nos convertimos en los primeros en acatarlas, nuestra cultura organizacional se consolida y todos empiezan a asumirla como propia.

Las reglas más importantes son aquellas que tienen que ver con la conducta y la transparencia.

Las personas pueden escuchar lo que dices, pero siempre recordarán cada una de las cosas que haces.

¿Tu empresa tiene un ambiente laboral tóxico?

Ambiente laboral tóxico

Leyendo y buscando información sobre empresas tóxicas, encontramos esta imagen que nos presenta ocho características comunes en empresas tóxicas.

También leemos un interesante artículo de Beatriz Soto en www.gestion.org en donde define a las empresas tóxicas:

En una empresa tóxica se nota la insatisfacción, el miedo y la desconfianza. Los trabajadores no sólo se sienten mal sino también poco valoradas porque ni siquiera son parte de la misión, visión y valores de la empresa.

Enrique de Mora explica en una entrevista para www.altag.net:

Yo diría que –en el mundo entero- la mayoría de las empresas están en un estadio intermedio, entre el cielo y el infierno. Pero, es verdad que hay demasiadas empresas tóxicas en la mayoría de los países, y hay muy pocas empresas no tóxicas, que brinden ilusión, divertidas…

Beatriz Soto también expone en su artículo las razones por las que una empresa se vuelve tóxica:

  • gestión tóxica;
  • ausencia de liderazgo; y
  • visión de los empleados como víctimas.

En www.altonivel.com.mx comparten ocho tipos de empresas tóxicas:

  1. Empresa manipuladora
  2. Empresa descalificadora
  3. Empresa de los eternos insatisfechos
  4. Empresa víctima
  5. Empresa psicopática
  6. Empresa violenta e intimidante
  7. Empresa controladora
  8. Empresa quejica

¿Qué pueden hacer los directivos de las empresas para evitar la contaminación de su cultura empresarial? En el sitio web www.equiposytalento.com exponen:

Fundamentalmente, construir una comunidad fuerte y estable en su organización, basados en aspectos como la empatía, la colaboración y la comprensión mutua a través de los distintos niveles organizativos.

Algunas preguntas para reflexión:

  • ¿Cuántas características de las empresas tóxicas están presentes en la empresa a la cual prestas tus servicios?
  • ¿Qué están haciendo los directivos de tu empresa para evitar la contaminación de su cultura empresarial?
  • ¿Qué estás haciendo tú mismo para crear un mejor ambiente laboral en tu empresa?
  • ¿Qué hace falta hacer para que tu empresa se convierta en un estupendo lugar para trabajar?