Seis reglas para simplificar el trabajo conforme se vuelve más complejo

Leemos el post “Seis reglas para simplificar el trabajo conforme se vuelve más complejo” de Anna Mola Closas y compartimos nuestra propia adaptación.

Este post fue compartido por Virginio Gallardo en su cuenta de Twitter:

Anna escribe en su post:

La gestión de la creciente complejidad organizativa hasta ahora se ha abordado desde una balanza entre un enfoque hard, basado en estructuras y procesos, y un enfoque soft, basado en sentimientos y relaciones interpersonales. Pero según Yves Morieux, experto francés en diseño organizacional, el verdadero problema es que estos dos planteamientos están obsoletos. En una apasionada conferencia TED sostiene que el éxito ahora pasa por superar la disyuntiva hard-soft y centrarse en un sistema de simplicidad inteligente que fomente la cooperación.



Yves Morieux, consultor del Boston Consulting Group, afirma: “he pasado los últimos años intentando resolver dos enigmas: por qué la productividad es tan decepcionante en todas las empresas con las que trabajo y por qué hay tan poco compromiso en el trabajo“.


Anna Mola Closas plantea:

Para lidiar con la complejidad, para mejorar el sistema nervioso de la organización, Yves Morieux defiende la aplicación de una simplicidad inteligente basada en seis reglas:

  1. Entender qué hacen los demás. Comprender el trabajo de los otros, yendo más allá de las descripciones de los puestos de trabajo y de los prejuicios, es básico para entender las razones de cada uno.
  2. Reforzar a los integradores. En vez de añadir nuevas estructuras, reforzar a los jefes de equipo en las estructuras actuales dándoles poder para hacer cooperar a sus equipos. Esto implica eliminar normativas y dotar a dichos gerentes de un poder discrecional.
  3. Incrementar la cantidad de poder. Empoderar a los trabajadores hace que puedan utilizar su criterio y su inteligencia y que les sea posible correr el riesgo de cooperar.
  4. Extender la sombra del futuro. Crear ciclos de feedback que expongan a la gente a las consecuencias de sus propias acciones.
  5. Aumentar la reciprocidad. Mediante la eliminación de las barreras que nos hacen autosuficientes, nos vemos forzados a cooperar.
  6. Recompensar a aquellos que cooperan. Al mismo tiempo hay que penalizar a aquellos que no lo hacen. Tal y como expresa el Director General de Lego, Jorgen Vig Knudstorp: “La culpa no es por fracasar, es por fallar en ayudar o en pedir ayuda”.

Preguntas para reflexión:

  • ¿Qué hacen en tu empresa para ayudar a los colaboradores a entender qué hacen los demás?
  • ¿Saben quiénes son los “integradores”? ¿Qué hacen para reforzarlos?
  • ¿Empoderan a los colaboradores? ¿Cómo lo hacen?
  • ¿Cada colaborador tiene conciencia de las consecuencias de sus acciones?
  • ¿Cómo se fomenta la cooperación?
  • ¿Recompensan a quienes cooperan? ¿Esos colaboradores sienten que esa recompensa es justa y adecuada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *